“Como decimos en el rancho, becerro que ya mamó que desocupe el corral y que deje que entre gente nueva”; que los de “zapatos boleaditos y perfumaditos se hagan a un lado y den oportunidad a caras nuevas, a la gente del pueblo”; “yo siempre he sido priista y me he sostenido a base de mucho trabajo, pero en mi partido… los que hacen talacha, pues luego como que les estorbamos a los que están acostumbrados a tomar decisiones desde una oficina”. Aunque usted no lo crea, el autor de esas expresiones es Juan Carlos Palacios Molina, futuro diputado local plurinominal por el PRI, y aunque tampoco lo crea, quiere ser dirigente estatal priista, porque, eso sí, es una “cara nueva” en ese partido. Ya veremos por quién deciden el PRI para su dirigente estatal, pero lo que es una verdad de a kilo estriba en que Molina Palacios se encargaría de ponerle la lápida al PRI en esta entidad.