Enrique Peña Nieto, presidente de México, dijo que las obras de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco continuarán hasta el próximo 30 de noviembre, último día de su gobierno, dijo el presidente .

El mandatario dijo que de mantenerse la decisión de cancelar la obra a partir del 1 de diciembre, el próximo gobierno tendrá que hacer frente al pago de compromiso, que requerirán impuestos adicionales a los que pagan actualmente usuarios del aeropuerto.

Este domingo, el equipo del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, informó que los ciudadanos votaron en la consulta por la opción de construir dos pistas en la base militar de Santa Lucía y continuar operando el actual aeropuerto Benito Juárez, lo que cancela las obras del NAIM en Texcoco.

De mantenerse la decisión de cancelar la obra a partir del 1 de diciembre, el próximo gobierno tendrá que hacer frente al pago de compromiso, que requerirán impuestos adicionales a los que pagan actualmente usuarios del aeropuerto y otros;

Federico Patiño Márquez, director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), aseguró que se cumplirán con los compromisos y obligaciones respecto a la terminal aérea en Texcoco y que aún no son notificados sobre la suspensión.

En conferencia de prensa, el directivo añadió que la concesión continúa vigente en los términos que fue entregada y sin afectación en la ejecución de las obras en construcción.

Dijo que hasta el momento se tiene un avance global de la obra de 32.9% y que se trabajó en el proyecto durante cuatro años: dos en la realización de estudios, y desde 2016 en la ejecución de la obra.

Patiño Márquez señaló que aún no se sabe qué pasará con la concesión que se le otorgó a los participantes del GACM, si va a revocarse, cambiarse o sustituirse. “Se tiene que analizar varias alternativas”, dijo el director del grupo.

Señaló que el costo de la cancelación de la obra se estima entre 100 y 120 mil millones de pesos.

Sobre el dinero de las afores invertido en la construcción del NAIM en Texcoco, Federico Patiño dijo que la cancelación no afecta a las inversiones que realizaron las Afores en este proyecto, pues se garantizan con lo que recauda el actual aeropuerto Benito Juárez por concepto de Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA), que es el impuesto a los boletos de avión por uso de servicios en terminales aéreas.

En un comunicado, la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore) explicó que  los instrumentos utilizados por las Afores para esta inversión, Fibra-e y Bonos, están respaldados con el cobro del TUA, por lo que sus ahorros no están en riesgo.

“Es decir, por el flujo de pasajeros. Así, la inversión de su ahorro cuenta con garantías suficientes para recuperar el capital más un rendimiento superior a la inflación”, abundó.

Explicó que del total de financiamiento que ha requerido hasta la fecha el proyecto de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, las Afores en su conjunto han participado con menos de 10 %, lo que representa menos de 0.4 % del ahorro administrado por éstas.

“Las Administradoras de Fondos para el Retiro atendiendo la gran responsabilidad que tienen con los trabajadores, tienen como prioridad la protección del ahorro y generar los mayores rendimientos posibles para que puedan alcanzar mejores pensiones”, subrayó.

Con información de AnimalPolítico