Alberto Fujimoro ex presidente de Perú estuvo eventualmente bajo arresto domiciliario por motivos de enfermedad y de edad, aunque en verdad así lo resolvió el gobierno atendiendo a la presión del fuerte grupo del fujimorismo que controla el poder legislativo de aquel país a cambio de aprobar reformas iniciadas por ese gobierno. Pero fue tal la protesta de grupos de presión contrarios a Fujimori que dio marcha atrás a la orden del arresto domiciliario y tuvo que regresarlo a presión. Las consecuencias eran obvias: los diputados fujimuristas no aprobaron las propuestas gobiernistas y se radicalizaron las acciones entre gobierno y el Partido FuerzaPopular de inspiración fujimorista. Consecuencia inmediata: Keiko Fujimori, hija de Fujimori, y otras 19 personas fueron detenida bajo el cargo de lavado de dinero por aportes de Odebrecht a la campaña electoral de Keiko. Cuando la perra es brava…