Parece mensaje bíblico el boletín difundido por la PGR donde el subprocurador Felipe Muñoz da a conocer 12 órdenes de aprehensión contra ex colaboradores de Duarte de Ochoa en base a las denuncias de la Auditoría Superior de la Federación por desvío de recursos públicos. Ya el mesías está en cárcel y a punto de obtener su libertad, pero hay toda una legión de quienes lo acompañaron en el gran despojo a Veracruz que aún gozan de cabal libertad. En realidad, el de Duarte de Ochoa y compañía constituye un expediente histórico de nuestros tiempos que servirá para testimoniar el grueso manto de impunidad extendido desde esferas oficiales para proteger a corruptos señalados como tales por la sociedad pero ilesos ante la ley.