Exempleados de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) aseguraron que fueron despedidos injustificadamente y posteriormente denunciados ante la Fiscalía General por parte de la actual administración de la institución, cuyo rector es Carlos Raúl Velázquez Hernández.

Explicaron que hasta el momento no han sido citados con motivo de la denuncia en su contra y por su parte acudirán ante instancias laborales para exigir su reinstalación.

Igualmente rechazaron haber participado en los foros y en el proyecto para reformar la Ley Orgánica de la UPAV que encabeza la diputada Cinthya Lobato Calderón con el objetivo de regresar a laborar a la universidad.

Al respecto la exjefa del departamento de Bachillerato Unitario y Virtual, Eva Cano Pelayo, así como el exsupervisor, Jesús Manuel García Esteban, subrayaron que existen irregularidades en sus despidos y por esta razón ya presentaron recursos ante la Junta de Conciliación y Arbitraje.

En entrevista, Cano Pelayo detalló que la UPAV la denunció por supuesta falsificación de contraseñas, así como uso indebido del ejercicio público.

“Esto es falso, el área de informática y tecnologías de la información me asignó una cuenta con la atribución de realizar procesos apoyando a los directores de Bachillerato”, justificó.

De acuerdo con la exfuncionaria, el 21 de septiembre fue citada por el departamento de recursos humanos, quienes le informaron que quedaba despedida y sin la liquidación que le corresponde por ley, dándole un acta administrativa que no firmó porque no le proporcionaron una copia.

“15 días después llegó un actuario de la Contraloría Interna de la Secretaría de Educación de Veracruz a mi hogar, pero apenas está iniciando el proceso, en donde confirmé que el director de Bachillerato Virtual, Eurípides Enrique Zamora, me acusa de abandonar el trabajo, cuando fue la UPAV la que me despidió”.

Cano Pelayo agregó que no ha sido notificada de la denuncia y por su parte buscará la reinstalación en su cargo al llevar casi una década de servicio en la UPAV.

Jesús Manuel García Esteban también acusó ser despedido injustificadamente con el argumento de falsificar sellos y documentos.

Expuso que trabajó en la UPAV desde 2010 hasta mayo de 2018 y lo acusan de falsificar un sello de la Subsecretaría de Gobierno “cuando yo no tengo acceso a esas instituciones”.

En ese sentido criticó que tuvo un accidente automovilístico en junio de 2017 en el que se fracturó la columna y quedó con secuelas, pero la institución le retiró el apoyo médico y se negó a seguir pagando un terapeuta.

“En un principio me respaldaron en cuestión médica, pero después me quitaron la rehabilitación, me mandan a citar, me avisan del señalamiento y me despiden (…).

“Quisieron que firmara mi renuncia señalando que no tuve ningún accidente cuando el percance incluso está registrado en medios de comunicación; además quisieron darme mi gratificación al momento del despido, pero sin señalar que era mi pago con la intención de señalar que era mi finiquito”.

Ante lo anterior García Esteban refirió que solicitó el “riesgo de trabajo” y metió un recurso ante la Junta Federal número 22 en junio del año en curso.

Finalmente, Cano Pelayo sostuvo que en ningún momento ha tenido un acercamiento con la diputada local de Morena, Cinthya Lobato Calderón, con motivo de la reforma que se proyecta en la UPAV, reconociendo que en una ocasión habló con ella para entregarle un documento pidiéndole apoyo para una ciudadana.

García Esteban dijo que sí participó en los foros para reformar a la UPAV, no obstante negó que busque beneficiarse del proceso legislativo para regresar a laborar.

Xalapa- 2018-10-25- Jesús Ruiz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO