A estas alturas de la humanidad la ciencia médica ha encontrado una cercana vinculación entre la ingesta y las enfermedades del hombre, “somos lo que comemos” no es solo una frase de ingenioso coloquio sino viva expresión de una realidad irrebatible. Hasta qué grado influye lo que comemos en nuestro organismo encuentra respuesta y medida en las enfermedades que se padecen, según quienes de esto saben. La Unión Europea de Gastroenterologia (UEG) reunida en Viena recibió un interesante estudio sobre microplásticos en heces humanas, aunque por el número de muestras no es posible teorizar sobre ese hallazgo, representa una llamada de atención para proseguir con el estudio para saber si en la cadena alimenticia del hombre interfiere la ingesta de plástico, dónde y cómo.