De acuerdo al Indice de Información del Ejercicio del Gasto (IIEG) 2018, dado a conocer en días recientes por Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Veracruz obtuvo una calificación de 76.4 por encima del promedio nacional que este año quedó en 58.7. Dichos resultados colocan a la entidad entre aquellas con un nivel de cumplimiento medio, que va de 60 a 79 puntos y solo tres estados (Puebla, Campeche y Querétaro) lograron un nivel alto por encima de los 80 puntos.

El IIEG 2018, analiza la transparencia y el acceso a la información financiera de las 32 administraciones estatales durante el ejercicio fiscal 2017. El propósito del IMCO es que a través de este índice se pueda, ¨conocer qué tan bien planean y ejercen los recursos públicos estatales, así como dar respuesta a preguntas fundamentales, como si los estados gastan conforme a lo establecido en sus presupuestos de egresos.¨

Si bien en base a este estudio la administración de Miguel Angel Yunes Linares sale bien evaluada en comparación con el resto de los estados, hay datos revelados a través de este estudio que contradicen la imagen que el gobernador ha querido presentar a los veracruzanos.

Una de las principales quejas y razones que da para justificar los magros resultados entregados durante este corto periodo de gobierno ha sido la crisis financiera por la que atraviesan las finanzas públicas en la entidad. Sin embargo en base a los datos recabados por el IMCO durante el primer año del gobierno panista, los ingresos del estado fueron 42% superiores a lo estimado. Durante el 2017 se estimaron ingresos de 102 mmdp y se obtuvieron ingresos excedentes de 43 mmdp, de manera que para final de año el dinero gastado ascendió a 142 mmdp.

De dónde salieron esos miles de millones de pesos excedentes, resulta que 29.2 mmdp corresponde a deuda adicional.

Exactamente qué hizo Miguel Angel Yunes el primer año de gobierno con esos 43 mmdp extras todavía es un misterio que apenas se comienza a esclarecer mediante los reportes de las auditorías llevadas a cabo por el ORFIS y de ASF dados a conocer recientemente.

Lo que el mismo reporte del IMCO indica es que contrario al programa de austeridad anunciado por el gobernador al comienzo de su mandato, en el primer año de gobierno el gasto burocrático fué 12% mayor a lo aprobado. En ceremonias oficiales el gasto fué 132% mayor a lo aprobado y en comunicación social el gasto fué 262% mayor.

Quizás lo más grave de lo reportado en el IIEG 2018, para Veracruz es que a pesar de contar con ingresos excedentes en un 42%, el gasto en infraestructura fué 58% menor a lo aprobado.

Ciudad de México- 2018-10-1016:55:39- Imagen del Golfo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO