Viernes contemporáneo

Por Armando Ortiz

La que salió raspada en la marcha que conmemora el 2 de octubre del 68 en Xalapa fue Sara Ladrón, rectora de la Universidad Veracruzana. Por momentos creíamos que los estudiantes no se daban cuenta de los derroches y la ineficiencia de una rectora agachona que, junto con Clementina Guerrero, hizo de la UV su negocio particular. “Fuera Sara de la UV” gritaron los estudiantes y entre sus gritos de júbilo decían “El que no brinque es Yunes, el que no brinque es Duarte, el que no brinque es Sara”. Por cierto, entre otros puntos los estudiantes que marchaban reclamaron “la reducción de sueldos a los altos funcionarios de la máxima casa de estudios del estado y el aumento de los presupuestos destinados a las facultades”. Por cierto, en un afán de mostrar logros “fantasmas”, la UV sacó un boletín en donde anunció que el “Latin America University Rankings 2018” colocaba a la UV entre las 10 mejores universidades del país. Claro, por ahí escondido en un párrafo tuvo que aclarar: “La UV ocupó el décimo lugar general del país si se considera únicamente a las universidades públicas estatales”. Es decir, sin tomar en cuenta a la UNAM, ITAM, los TEC. de Monterrey, las Anáhuac, las Iberos, etc., etc. ¡Así que pinche gracia!
¿Quién protegerá a Aurora Azamar Arizmendi?; siembra pruebas falsas, desvía recursos, maltrata empleados y nadie la pone en su lugar
Una de las actuales funcionarias que debería estar poniendo sus barbas a remojar es Aurora Azamar Arismendi, directora de Protección Contra Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud. Desde hace meses los mismos trabajadores de esa dependencia la han señalado de enriquecerse de manera ilícita y de maltratar a los empleados, además de pisotear sus derechos laborales. Esta funcionaria fue la misma que, coludida con personal de la Secretaría de Seguridad Pública, ordenó la revisión del Club Hunter, en donde los videos del local mostraron cómo sembraron mariguana para después ordenar su clausura. Esta funcionaria, así como algunos de sus cómplices, ha sido acusada de valerse de este tipo de acciones para extorsionar a comerciantes y empresarios que se quejan porque para cualquier licencia siempre pide dinero, además de pasar por alto graves temas de sanidad lo cual constituye un delito para un funcionario público. ¿Cómo le irá a Aurora Azamar Arizmendi con la próxima administración cuando auditen esa dependencia? Cuando verifiquen que usaba este tipo de trampas, como sembrar marihuana en antros, desviar recursos y manejar la nómina a su antojo. ¿Le llegará de esa agua turbia al actual Secretario de Salud?
¡Qué machote César del Ángel! Desde la cárcel dice que sigue siendo opositor de Yunes Linares
César del Ángel, líder de los 400 pueblos, fue cómplice de Fidel Herrera, cómplice de Javier Duarte. César del Ángel fue un explotador de mujeres, ancianos y niños a los que obligaba a desnudarse a cambio de una compensación económica. César del Ángel es acusado de ser un bandido y en el norte de Veracruz, donde tenía su coto de poder, es acusado hasta de asesinato. Pero ahorita César del Ángel es un reo, un reo del que nos hemos ido olvidando, y por lo mismo, siguiendo la estrategia de su compinche Javier Duarte, manda cartas a los medios de comunicación para ufanarse de su hombría y reprochar el silencio de Yunes Linares ante el triunfo de López Obrador. “Yo he sido tu opositor y me he sostenido como tal siempre -señala el reo- porque eres un criminal político en toda la extensión de la palabra”. Al final, el explotador de niñas y ancianas dice: “Por mí hablan los hechos, por ti sólo las palabras”. Y los hechos demuestran que César del Ángel fue un bandido con permiso para protestar, para explotar, para robar, para denigrar. A ver si al rato, con el gobierno morenista, César del Ángel se hace el enfermo y le dan prisión domiciliaria. Y es que, por cierto, manda copia de su misiva a Andrés Manuel López Obrador.
Armando Ortiz aortiz52@nullhotmail.com