Familiares de mujeres asesinadas y desaparecidas protestaron en la ciudad de Veracruz para exigir justicia y celeridad en cada uno de los casos.

Esmeralda Lecxiur Ferrerira, abogada feminista, dijo que de acuerdo al Observatorio Universitario de Violencia contra las Mujeres de la Universidad Veracruzana de enero a agosto de 2018 se tienen registradas 172 desapariciones, 117 asesinatos de los cuales 78 revisten en la calidad de feminicidios, 39, homicidios dolosos y 346 agresiones.

“Basta de que se diga que se está exagerando, se está matando a las mujeres y cada vez que se oculta se vuelve un estado feminicida. La violencia feminicida se comete cuando se omite investigar debidamente y dice no pasa nada”.

Exigieron que la Fiscalía General del Estado resuelva cada una de las carpetas de investigación y sobretodo tomar acciones para no revictimizar y prevenir que se sigan suscitando agresiones contra las mujeres y feminicidios.

“Nadie da respuesta, lo que más nos llama la tanecion y nos alarma es que las chicas aparecen no violentadas sexualmente o asaltadas, solo están muertas. La muchacha de la López Mateos apareció muerta estando embarazada y sin signos de violencia”.

El grupo de personas se congregó en el Tranvía del Recuerdo para denunciar públicamente que se siguen cometiendo feminicidios y la autoridad es omisa ante la situación en Veracruz.

Acusaron que las mujeres en Veracruz no están a salvo, pues hay tolerancia e impunidad ante la violencia.

Además el estado es ajeno a las alertas de violencia de género por lo que exigieron que las medidas de protección otorgadas a las víctimas de violencia sean efectivas.

Puntualizaron que no se trata de la forma de vestir, ni de estereotipos, pues últimamente las asesinadas han sido mujeres en busca de empleo.

Aunado a ello persiste la violencia perpetrada por parejas, familiares, amigos o jefes.