El problema de la basura continúa en Xalapa. Montañas de basura y manifestaciones se han hecho presentes en el primer cuadro de la ciudad y el alcalde Hipólito Rodríguez juega a la papa caliente al culpar a Gobierno del Estado de ponerle trabas para solucionar el conflicto.

Mientras tanto, el Gobernador Miguel Ángel Yunes, hace brillar su colmillo político al ofrecer, públicamente, su mano salvadora para resolver la problemática, dejando a Hipólito en la disyuntiva de aceptar la ayuda del gobernante y tragarse sus palabras o rechazarla y que su orgullo lo haga quedar mal ante los ciudadanos de la capital que dice gobernar.

¿No sabía lo que se vendría al clausurar el relleno sanitario? O mejor dicho ¿sabía en lo que se metía al dejar los cúbiculos universitarios y entrar en la política?