Mole De Gente

Virginia Durán Campollo

La figura política de la corrupción e impunidad del estado mexicano, es Javier Duarte de Ochoa. Es el máximo emblema, de la administración peñista: inmoralidad y cinismo. El sepulturero del PRI, en la escuela de los “mirreyes” del delito priistas. El propio presidente Enrique Peña Nieto, que se estrenó con su Casa Blanca como muestra de la frivolidad y exceso. Nuevos ricos, a través de la pobreza de una nación. Transparenta lo que son los políticos nacionales y su posición como empresarios, llamados de cuello blanco. La partidocracia voraz y corrupta, convertida en agencia de empleos que no exige más que sometimiento a las reglas establecidas y al ejecutivo en turno. Una especie que sobrevive a pesar de la hecatombe y resurgen de sus cenizas como transformers, se forman y deforman. Todos los pecados capitales, les son ordinarios pues van más allá como Javier Duarte lo demostró. El político, después de Salinas de Gortari, mas rechazado- al igual que su presidente- e incluso odiado. Es un ser despreciable, que solo nuestra justicia le descarga sus delitos mayores. Cabeza de una delincuencia organizada, compuesta de amigos, familiares, amantes, cómplices. Pero la Ley, no lo ve y cuando el puñal es de oro-sin albur- el juez besa el puñal…dice el poeta. *** Aquí no es el registro que ya se tiene, incluso con valor histórico vergonzoso de un producto nocivo, sino el no permitir jamás a éste tipo de sujetos que ensucia la ciencia de la política. No por ser mayoría, van a violentar los derechos de los demás. Tenemos que alertarnos, en las designaciones que se hagan aquí en el estado de Veracruz, de los componentes del nuevo gabinete. Y no es que “ningún chile nos embone”, sino que tenemos que ser más exigentes. Tal vez México no éste en bancarrota, pero Veracruz sí. Desde Miguel Alemán Valdés- Interjet- pasando por los nefastos Fidel Herrera Beltrán, Javier Duarte de Ochoa y Miguel Ángel Yunes Linares y estirpe, hemos sido saqueados hasta quebrarnos. No tienen llenadera y sus fortunas están a la vista. Nuestro Veracruz alegre, buen anfitrión, lleno de tanta cultura en todos sentidos, ha sido mancillado y asesinado. Los culpables tienen nombre y apellido y hay que enjuiciarlos. *** La desmedida ambición de Miguel Ángel Yunes Linares, muestra la cara de los panistas.  Es una avaricia desmedida, que en el imaginario colectivo se dice supera la de Duarte.  Gran fortuna, comparada con la de Elba Esther Gordillo “su protectora”. Despreciado por una gran mayoría- que le quito la gubernatura a su junior- se empeña en fastidiarle la vida a los veracruzanos y sigue robando sin medida, bajo la protección de la Legislatura panista y el poder Judicial del estado. Como enajenado, esta prendido a su revancha como un bulldog a su presa.  Son una lacra- familiares y gabinete- que tienen que pagar.  *** Lamentable que todos los diputados locales- de 29 solo dos fueron- de Morena, estuvieran ausentes durante la inauguración del Diplomado “Derecho Parlamentario, Derechos Humanos, Perspectiva de Género para el poder legislativo”. Su ausencia no tiene explicación, más que el desinterés total por el tema. ¿Cómo confiar en estos supuestos representantes populares, que les importa un bledo nuestros Derechos Humanos? Vergonzoso y preocupante. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.