Prosa aprisa
Arturo Reyes Isidoro

Cuando me entregaron mi documento, me dije que tenía que comentar en este espacio el buen servicio que se está dando en una oficina pública, destacable porque ya sabemos el burocratismo que las caracteriza y a veces hasta el mal trato a los usuarios.

Tramité la renovación de mi pasaporte. Había apartado cita vía internet. El día de la fecha y hora me llamaron casi puntual. Ya en la ventanilla caí en la cuenta que había olvidado un documento que se me había solicitado.

Para mi sorpresa, la persona (una mujer) que me atendía me dijo de la mejor forma que si me daba tiempo fuera por él y que regresara y que me iba a atender enseguida. Así fue. Me sorprendió que no me dijera que volviera a hacer otra cita.

Hice todo lo que se tenía que hacer en muy poco tiempo y no tardaron en darme mi nuevo pasaporte. Antes de retirarme felicité por el buen servicio a otra empleada que me lo entregó y entonces le comenté que escribía una columna y que lo haría público.

Me pidió un favor. Que mejor le dejara el comentario en un buzón porque los ayudaba ya que así se enterarían en la Ciudad de México porque se enviaban para allá. Me facilitó un formato y lo hice. Lorena Piñón es la delegada de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en Xalapa. Sin duda, su trabajo es muy bueno.

A la Torre Ánimas, donde está la delegación llegan a diario cientos de personas a tramitar su pasaporte. Ahí llegó, como una más, hace diez días, el jueves 20 de septiembre para hacer lo mismo la maestra Elba Esther Gordillo, quien no necesita más presentación.

Sigue siendo un misterio por qué viajó hasta la capital de Veracruz para el trámite pudiendo haberlo hecho en la misma Ciudad de México o en cualquiera otra ciudad del país donde hay oficinas de la SRE.

El canciller Luis Videgaray, enterado del trámite especial, de quien se trataba, dio instrucciones de que se le brindaran todas las facilidades, lo que se hizo en Xalapa. Lo menos que le ofrecieron fue café, pero también chocolate caliente.

Por supuesto que esa noche cuando Lorena Piñón publicó en su muro de Facebook las fotografías que daban cuenta de la visita, el primero y más sorprendido fue el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, antiguo aliado de la maestra y hoy su enemigo.

El efecto sorpresa produjo una reacción inmediata: desde el día siguiente está “sembrado” en las oficinas de la SRE en Xalapa un agente de seguridad que registra quién llega, quién entra y quién sale incluyendo a Lorena, toma café en un vaso quién sabe si con cámaras de videograbación, mientras que un coche con unos tipos con corte de policías hacen rondines en el área.

Lo primero que se puede establecer es que la poderosa dirigente magisterial se las pasó de humo y dejó en ridículo a su aparato de información, vigilancia y espionaje y a su sofisticado equipo de videograbación. Cuando se enteraron en Palacio de Gobierno la maestra ya circulaba en el estado de Tlaxcala rumbo al de Puebla para llegar a la Ciudad de México.

(En su muro de Facebook, las fotos las acompañó Lorena con un breve comentario: “Gracias maestra por sus consejos, un honor haberla recibido hoy en nuestra Delegación de la Secretaría de Relaciones Exteriores, una plática muy amena”. El primer consejo que le dio fue que no hiciera pública las imágenes hasta que no se hubiera ido, pero no prohibió que se dieran a conocer. ¿Quería dejar un mensaje?)

Viajaba por tierra con su único acompañante, su compadre Othón González (ella es madrina de sus hijas), quien operó en los gobiernos de Fidel Herrera y Javier Duarte y quien se fue de Veracruz tan pronto ganó la gubernatura Yunes Linares porque había amenazado con perseguirlo.

Se puede conjeturar que la visita tuvo el efecto de una carambola de varias bandas.

Una, decirle al gobernador, su enemigo, aquí estoy, de regreso y con todo el poder mientras que tú ya te vas. Y tenemos cuentas que ajustar.

Dos, recordarle al gobernador electo Cuitláhuac García que existe y que está retomando, o ha retomado, el control mayoritario del magisterio en el país. Como diciendo, no me olvides, o no se te olvide.

(Cuitláhuac adelantó ya que el nombramiento del nuevo titular de la Secretaría de Educación de Veracruz lo hará hasta el 1 de diciembre, es decir, cuando entre en funciones. ¿El presidente electo López Obrador y él le pagaran su apoyo en el pasado proceso electoral entregándole la posición?)

Tres, diciéndole a Juan Nicolás Callejas Roldán, el líder “moral” de la Sección 32 del SNTE, que no se le olvide quién es la dueña del sindicato, y de paso recordándoselo también a los maestros de Veracruz.

Es obvio que la señora está más que consciente de la importancia del estado de Veracruz en el ámbito nacional y debe estar siguiendo las señales de AMLO quien, igual, está poniendo mucha atención a la entidad, tanto que ha adelantado que tan pronto rinda protesta como presidente constitucional viajará al sur de nuestro Estado, enseguida.

¿Acaso estará pensando en Veracruz para relanzar Nueva Alianza o anunciar la formación de un nuevo partido a fin de ocupar los espacios que ha perdido el PRI?

Pueden conjeturarse otras cosas más.

La maestra seguirá imponiendo candidatos profesores a cargos de elección popular (a alcaldes, diputados, senadores y hasta gobernadores). López Obrador la necesita para echar abajo la Reforma Educativa de Peña Nieto e instrumentar con éxito la que él trae.

Si el gobernador saliente intenta y logra imponer de nuevo a su hijo como candidato a gobernador, seguramente los combatirá; si en el pasado proceso lograron (u obligaron) a un sector del magisterio a adherírseles, ya no lo conseguirán ahora mientras ella viva.

De acuerdo a información que trasciende, el gobernador Yunes continúa intrigado y quiere saber a qué vino la maestra Gordillo, e incluso buscaría contactos para ver si logra un acercamiento con ella siguiendo la recomendación de Andrés Manuel de amor y paz.

Otra cosa que tiene que reconocerse en el personal de la delegación de la SRE en Xalapa, entre los que estaban enterados de la cita que había tramitado la dirigente magisterial y la visita que haría, es su discreción. Nadie abrió la boca. Nada se filtró. La maestra salió del edificio como entró: por la parte de atrás.

En la Secretaría de Relaciones Exteriores en la Ciudad de México (CDMX) quedaron satisfechos con el manejo que hizo Lorena de la visita y del trámite. Eso sí, no se sabe si también le pidieron a la visitante que les hiciera el favor de dejar un buen comentario en el buzón.

Enterados de la visita, un detalle llamó la atención en la CDMX al revisar el expediente que tienen de la maestra Gordillo: su pasaporte se vencía hasta el 2020.

Entonces allá se preguntaron por qué desde ya y no solo por qué en Xalapa, en el estado de Veracruz. ¿Lo hizo para demostrar y demostrarle su poder al gobernador antes de que deje el cargo? ¿Vino a retarlo? ¿Lo vinieron a retar ella y su compadre?

Sin duda, el trámite y el lugar no fueron casuales. El tiempo irá diciendo exactamente por qué. Mientras tanto, cuando vaya a hacer un trámite a la delegación, sonría, lo estamos filmando, como dicen los avisos en los sitios turísticos.