Está visto que Duarte de Ochoa se echó a cuestas la responsabilidad de librar a su hacedor, Fidel Herrera, de cualquier investigación local sobre su nefasta gestión, esa fue su tarea porque el premio por adelantado había sido la candidatura al gobierno de Veracruz. Pero el discípulo resultó más voraz que el maestro pues desde el arranque de su administración empezó con gran vigor la actividad devastadora del recurso público y Secretaría a Secretaría, en unas más que, según el tamaño del presupuesto, razón por la cual la de Educación sufrió una embestida demoledora y desde la SEP dieron cuenta en 37 oficios girados a Veracruz en cuatro años solicitando informes de la aplicación del recurso financiero enviado desde el Centro del país.  No hubo respuesta de Adolfo Mota Hernández, de Flavino Ríos Alvarado ni de Xóchitl Adela Osorio Martínez, cuando fueron titulares de la SEV. Para aclararlo se requiere la presencia de Gabriel DeantesEdgar Spinoso Carrera y Vicente Benítez. ¿Se buscan?