Por Jaime Ríos Otero 

Este lunes fue despedido con los máximos honores en su natal El Higo, Veracruz, el connotado líder masónico de la región huasteca Aquiles Matzumoto Ahumada,  cuyo cuerpo fue velado en el interior de la Respetable Logia Simbólica Platón Sánchez número 24 y posteriormente trasladado a la ciudad de Tampico para ser cremado.

Matzumoto Ahumada fue uno de los maestros masones más respetados en el norte de Veracruz, y en los vecinos estados de Tamaulipas, Hidalgo y San Luis Potosí, y por tanto una de las columnas más poderosas de la Gran Logia Unida Mexicana.

Desde hace varios meses mantuvo una heroica batalla contra un padecimiento cancerígeno que acabó por arrebatarle la vida el sábado anterior a los 79 años de edad. Por decisión de sus compañeros masones fue velado en el interior del Templo Masónico local, adonde acudieron numerosas personas de todos los círculos sociales huastecos a rendirle el último tributo.

Aquiles fue hijo de un inmigrante japonés perteneciente a una familia aristócrata de la Tierra del Sol Naciente, que llegó a México en tiempos de la guerra y que adoptó el nombre de Enrique Matzumoto, célebre por ser experto en la farmacopea con la que brindó salud a miles de personas en tiempos en que no existían los sistemas de salubridad.

El hoy extinto comenzó su carrera masónica muy joven y pasó su vida en el seno de la Logia Platón Sánchez No. 24, fundada por su padre y otros ciudadanos higuenses. Mantuvo permanente contacto con los masones de toda la región huasteca, debido a que los liberales de la zona suelen trabajar los grados filosóficos del Rito Escocés, alternando las sedes en las distintas poblaciones.

Matzumoto fue además un connotado activista social. Fue impulsor de la Asociación Cívica Higuense y de la Asociación Filosófica y Filantrópica Jesús Fuentes Zavalza, éste uno de los grandes filántropos masónicos y fundador del Circo Unión, que nació en esta población azucarera. Uno de los principales objetivos de la asociación fue el rescate y preservación de la arqueología huasteca.

El Muy Respetable Gran Maestro de la Gran Logia Unida Mexicana de Veracruz, Marco Antonio Virgen Martínez, consideró que este deceso significa una gran pérdida para el oriente de El Higo pero también para la Orden en la Entidad y deseó pronto consuelo a su familia y a los miembros masónicos de la zona, a quienes exhortó a emular el ejemplo de compromiso del hoy extinto.

Sus cenizas permanecerán algún tiempo en el interior del Templo Masónico y después la familia decidirá su destino final.

Sobreviven al señor Aquiles Matzumoto su esposa Herlinda Gómez Lara y sus hijos Soraya, Aquiles Homero, Toshiro y Okatsu.