A propósito del imperio de la Gran Gramática

Crónicas Urgentes

Lenin Torres Antonio

 

“Y la filosofía representaba una forma

de unificación de la ideología dominante”

Louis Althusser

Los teóricos de la política, de la historia, de lo social habían creído que todo Cambio Social era precedido por un Agotamiento del Modelo de Explotación Dominante, y que era en los muchos casos, un Modelo Local de Explotación Dominante, sólo ha si podrían explicar las variedades en tiempo y forma de los Cambios Sociales en las distintas sociedades en el mundo, además que otro elemento fundamental era que Todo Cambio Social se daba en un escenario necesariamente violento, pero todo ha cambiado desde que el Modelo de Explotación Dominante se convirtió en un verdadero Sistema Mundial de Explotación, y que el proceso de globalización teóricamente ha expuesto al Pensamiento Único Legitimador Mundial, no hay otro, es desde de ahí donde se construye todo para poder hacer efectiva la explotación desde una base teórica biológica, lo social y lo público vienen a constituir conceptos polimorfos perversos que apuntan siempre ha una contradicción que aparentemente ha pasado desapercibida porque así ha convenido al Sistema Mundial de Explotación Dominante, y permite la legitimación innecesaria porque el poder ocurre más allá de esas coordenadas conceptuales y de ese escenario legitimador que es el Estado Democrático y todos los demás conceptos polimorfos perversos como es la justicia, la igualdad, el estado de derecho, la democracia, el individuo, lo bueno, lo malo, etc.

La historia social tienen una evolución desde lo local a lo global, y para que el Modelo de Explotación Dominante local se convirtiera en un verdadero Sistema Mundial de Explotación los factores recientes están dados en la sofisticación de los medios de comunicación, y esto no hubiera podido ocurrir sin que los medios de comunicación fueran técnicamente globales, y esto ocurrió en el presente siglo que transcurre con el control virtual de lo real, y la aparición de la Internet y las redes sociales, la construcción paralela de la otra vida humana, una escisión en la unidad “indivisible” mente-cuerpo nunca pensada, hemos entrado sin que fuera denunciado, ni mucho menos combatido más que como una añoranza romántica de preservar las cartas o misivas de los enamorados, desde el Sistema de Dominación Local que necesariamente tendría que ser violento y por lo tanto real, concreto, a un Sistema de Explotación Mundial Virtual-Real. Aunque pareciera que las resistencias culturales y raciales pudieran ser contraejemplos de ese Sistema Mundial de Explotación Virtual, la verdad que están planteadas en ese mismo Sistema Mundial de Dominación como permitidos, aunque eso sí controlados. Desafortunadamente ese proceso de dominación sólo se podría pensar y filtrar en los filmes de conspiraciones, que jamás pensamos que podría ser lo real de nuestra vida social y pública.

Fue así como los agentes del Imperio Mundial han utilizado la era de la internet como placebos a esa triste vida humana, y el decepcionante malestar en la cultura al fin pudo encontrar su fin en el apasionante deslizamiento perpetuo a grandes velocidades en las carreteras infinitas virtuales de la Internet, sustituyendo la neurosis pública por una esquizoide pública, nuestra neurosis privada hecha pública como religión paso a ser el deslizamiento de la deprimente locura privada a una apasionante esquizoide publica controlada. Los muros concretos de los manicomios privados cedieron a la instalación de un muro virtual del un manicomio mundial.

Los “intelectuales armados” (Filosofía y Marxismos Althusser L. 1988) desaparecieron de la faz de la tierra para no dar tiempo a que las predicciones marxistas se cumplieran, principalmente el empoderamiento de una única clase trabajadora dominante, y ante las heridas recientes, las conflagraciones la 1ª y 2ª Guerra Mundial, acompañadas de “las monstruosidades” el holocausto judío, la carrera armamentística, las consecuencias de exterminio funestas de la “lucha ideológica”, muchos participaron de la consolidación no de la clase trabajadora como la única clase, sino el 1% como la verdadera clase dominante, y la aparición del instrumento de la globalización que permitiera la masificación de los medios de comunicación para la perpetuación del Sistema de Explotación Dominante.

Si hoy esos ingenuos “intelectuales armados” pudieron presenciar nuestra época, se darían cuenta que hoy esas “monstruosidades” lucen empequeñecidos con la solución y el sofisticado sistema de dominio virtual final que condenan a millones a la pobreza y muerte aun antes de haber nacidos. Pero esa ingenuidad tiene que ver no tan sólo con la lectura equivocada de la teoría social y pública de la naturaleza humana que todavía no se da cuenta hoy que la gramática crea su propia auto legitimación desde dentro, permitiendo la construcción de un metalenguaje que no es económica sino el poder puro de ese 1% que detenta la gramática y el ordenador con que se construye los nuevos guiones de dominación. El mismo Althusser lo confiesa “nos hizo (refiriéndose a “las monstruosidades”) hombres instruidos en la existencia de las clases, de su lucha y de su significación” ((Filosofía y Marxismos Althusser L. 1988)), pero también nos deja ver como los hombres ilustres creyeron en ese posible dominio de la clase de las mayorías llamada peyorativamente “dictadura del proletario”, y que las predicciones marxistas debían cumplirse a pie juntilla con el proceso revolucionario, pero no fue así.

El temor de las predicciones marxista del dominio de las mayorías se convirtió en la confirmación de una clase dominante de las minorías que sólo el olfato hitleriano lo había advertido, y caímos en la auto legitimación y auto equilibrio que la gramática de esa clase de las minorías había escrito hace mucho tiempo y que fue germinando hasta alcanzar la adultez que hoy luce, sin que tenga que hacer alardes más que de zafarranchos de demostración de poder y de justicia social. La nueva gramática está en un tiempo por venir y no sé si provendrá de esa misma clase o haya una ruptura por algún lugar o de otra naturaleza.

Marx al que hay que volver a su obra para entender el entramado conceptual que tuvieron que crear para auto legitimar el poder de esa clase de las minorías dominante, y en cierta forma el mismo Marx es un agente antirrevolucionario y del imperio, puesto que sirvió como la teoría que había que descalificar para abrir paso a la nueva teoría de la nada, del poder por el poder, donde no se necesitaría una nueva mascara puesto que el sujeto nunca es el mismo en su deslizamiento perpetuo en el mundo virtual. La estación de transito es infinita.

Heráclito emerge como el teórico que mejor puede fundamentar el lugar del hombre y su naturaleza.

Cuando Marx desautoriza la lectura de su teoría del plus valor humana como simple materialismo dialéctico, advirtiendo su condición fantasiosa e ineficaz y contradictoria, diciendo que “la dialéctica que con mayor frecuencia ha servido a los poderes establecidos, es también crítica y revolucionaria.”, lapida de esta forma, toda esperanza que es posible un mundo humano más allá del valor al trabajo y la plusvalía, sin clases sociales más que una, la clase humana. Pues en ese intento de abandonar el valor profético del marxismo como materialismo dialéctico “los intelectuales armados” sirvieron para la auto legitimación del poder de la clase de las minorías.

El guion marxista era la única gramática que hubiera podido competir con la gramática genetista del 1%, hoy dueño del mundo, y que hoy descaradamente no tiene que inventar nuevos conceptos para auto legitimarse, y se presenta descarada y audaz.

Vayamos a un ejemplo de la eficacia del modelo de dominación, y que el escenario de nuestra vida junto al Imperio es el mismo, y que jamás el Imperio permitiría una vecindad mortífera que le interrumpiera su ejercicio de poder global.

En una carta que le escribí al Señor Obrador, hoy nuestro flamante presidente electo que inéditamente está gobernando aun antes de su Toma de Posesión, le pregunté, “Usted debe saber que, la Economía está en las manos de unas cuantas Sociedades Anónimas, o, mejor dicho, de unas cuantas familias, contexto insolidario que ha dividido a los mexicanos en dos clases: la del 1% que tienen todo, y la otra, la del 99% que sobrevive.  Así que, ¿qué va hacer para construir un país más justo, más igual?, ¿cómo le va hacer para que ese 1% contribuya a la justicia social y sus riquezas sean para todos los mexicanos?, ¿va a continuar con una economía neoliberal que siga dejando que unos cuantos puedan ser inmensamente rico en un país de pobres?, y ¿cómo le va hacer para que el Imperio no nos asfixie?, y Usted sabe que eso puede suceder si no se somete a los intereses geopolíticos”. No tuve respuestas explicitas, aunque si tácitas desde su posicionamiento del Señor Obrador ante ese 1% local.  Es así como hemos visto una evolución diametral opuesta respecto a esa minúscula clase dominante que detenta toda la riqueza de México, tan es así que “en México, uno de los países más desiguales del mundo y de los que menos recauda impuestos a los millonarios, el 1% de los más ricos –alrededor de 120 mil personas– acapara 43% de todas las riquezas de la 14ª economía del globo y sus 53.3 millones de pobres según informe que publicó la organización Oxfam”.

Primero, en sus dos primeros intentos de llegar a la presidencia, asumió una posición osada y critica ante esa ominosa clase del poder y privilegios en México, y en su último intento, incluso los disculpó de la responsabilidad de la crisis social y de desigualdad que vive México, y les permitió muchos miembros de esa clase privilegiada que se convirtieran en sus aliados incondicionales, su estrategia de que “el fin justifica los medios” parece que le ha funcionado, aunque respecto a cómo hará  de México un país más justo e igual, y hacer que los que ganan más, y sí que ganan mucho más que la mayoría de los mexicanos, paguen más, se ha convertido para nuestro presidente electo en tema tabú, tan es así que prefirió encubrirse en una consulta con el tema de la continuación de la construcción del nuevo aeropuerto mexicano, pese a saber el resultado de esa consulta, decisión de clausurar ese megaproyecto faraónico en un país de pobres, que debió asumir con toda su responsabilidad y consecuencias, pero no lo ha hecho.

He leído una y otra vez, “el pueblo mexicano tomó en sus manos el cambio de gobierno”, es decir, “la potestad soberana del pueblo mexicano, haciendo efectivo el poder que las urnas, le permitió el cambio de la clase política dominante”, aunque creo que esto no fue así, puesto que “nada sucede al azar, la generación espontánea es una imposibilidad en política, el equilibrio es necesario para el poder dominante, es decir, los  grandes intereses geopolíticos no permiten los cambios sociales sin su consentimiento y dirección, y si hay que incubar enfermedades mortales, y si hay que hacer revolucionarios de papel desde los grupos locales de los países estratégicos, y México es uno de ellos, se harán, por lo que no es una casualidad los movimientos estratégicos políticos en las pasadas elecciones: el contubernio de los ex acérrimos enemigos, los medios de comunicación, con AMLO; el silencio y al final la aceptación de la Iniciativa Privada al triunfo de MORENA, y el apoyo discreto en algunos casos y en otros descarados del PRI a AMLO.”

No fue gratuito ni casual el comportamiento errante de los dos aliados incondicionales PRI y PAN, en eso de mantener el estatus quo, el enfrentamiento que sostuvo el aparato del Estado Mexicano y el PRI contra el candidato del PAN por la presidencia de la república, enfrentamiento que era evidente que benefició a AMLO, y erosionó toda posibilid del “canallin” de Anaya de competir contra él, por lo que en ningún momento los iguales se juntaron, al contrario se separaron y con ellos diluyeron la posibilidad de competir contra AMLO, por lo que la decisión ya estaba tomada, AMLO sería presidente, y estaba tomada no por el pueblo mexicano sino por el Poder Dominante Mundial. México no podría aguantar con la perversa y corrupta joven clase política que había venido ostentando el poder nacional y estatales, puesto que podría traer graves problemas al Imperio, así que había que hacer una transición pacífica, y se hizo.

Esos pactos en lo oscurito, esas componendas dictadas desde el Imperio, hoy vemos como esos señalamientos no son fortuitos, vemos como el grupo priista zedillistas, algunos le denominan la “izquierda priistas”, ocuparan puesto relevantes en el gobierno de la república que encabezará AMLO, por la sencilla razón que serán los que consoliden el nuevo status quo y diseñen a la nueva clase política venida redentora de las causas populares, quizás por eso vemos como la próxima Secretaría de Gobernación será la ex magistrada Olga Sánchez Cordero (El presidente Ernesto Zedillo la nominó como Ministra del Tribunal Supremo para llenar la vacante en 1995, etc.), al próximo Secretario de Educación Esteban Moctezuma (Moctezuma ocupó varios cargos en la administración pública mexicana, pero empezó verdaderamente a destacar cuando se hizo cargo de la Coordinación General de la campaña a la presidencia de Ernesto Zedillo, en 1994, cuando Zedillo tomó posesión de la presidencia lo designó secretario de Gobernación, cargo que ocupó menos de un año, pues renunció oficialmente por motivos de salud. Regresó a la política en 1997 cuando fue electo senador y en 1998 volvió al gabinete como secretario de Desarrollo Social, con esto último muchos los vieron como probable precandidato del PRI a la presidencia de la República, aunque en el último momento decidió no postularse sino se unió a la campaña de Francisco Labastida Ochoa de quien ya había sido secretario particular cuando este último funcionario desempeñó el cargo de secretario de Energía, Minas e Industria Paraestatal en el gobierno de Miguel de la Madrid, etc.), Marcelo Luis Ebrard Casaubón (Comenzó su carrera política como miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), teniendo el cargo de secretario general del PRI en el D.F. (1988 a 1992) y responsable de ganar las elecciones de diputados, asambleístas y senadores no habiendo perdido ni uno solo de los 40 distritos electorales del Distrito Federal, etc.) como Secretario de Relaciones Exteriores, y Manuel Bartlett Díaz (Inició su carrera política en el año de 1962 cuando ocupó el cargo de secretario auxiliar de Javier Rojo Gómez, secretario general de la Confederación Nacional Campesina. Posteriormente ese mismo año fue asesor de la Dirección de Estudios Hacendarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y secretario de la Comisión para la Redacción de la Ley, Reglamento y Bases de Operación de la Aseguradora Nacional Agrícola y Ganadera, S. A. Entre 1963 y 1964 se trasladó a estudiar un posgrado en Estrasburgo, Francia. A su regreso de Francia, en diciembre de 1964 el presidente Gustavo Díaz Ordaz nombró presidente nacional del PRI a Carlos A. Madrazo —que había sido enemigo político de su padre—; Madrazo anunció que iniciaría una serie de reformas hacia el interior del partido oficial con el fin de democratizarlo; Bartlett se unió a Madrazo y fue nombrado como su secretario auxiliar, además durante este periodo dirigió el órgano de difusión oficial del partido, el diario La República y organizó el movimiento juvenil priista, que estuvo bajo la dirección de Rodolfo Echeverría Ruiz y en donde comenzaron su participación política personajes que años después ocuparían cargos de importancia como Manuel Camacho Solís y Patricio Chirinos Calero, etc., etc.) en la Dirección de la Comisión Federal de Electricidad, todos conocidos expriistas y zedillistas; por lo que es válido preguntarse, ¿quién en un simple análisis aceptaría con una razón contundente ver normal que parte del PRIAN, de los denostados por AMLO, verlos como sus principales  aliados y funcionarios en la tarea de gobernar, y compartirían la tarea de gobernar para la “cuarta transformación social de México”?, pero el éxtasis, el bacanal orgiástico del pueblo mexicano de sentir que las cosas cambiarán al fin de cuenta, no le permiten ver las contradicciones de fondo; y el perdón y el bautizo a los causantes de la crisis social que vive México se dan de facto, como la anulación del matrimonio por la Iglesia de la primera dama de México, mejor conocida como “la gaviota”.

México es un ensayo de los nuevos híbridos que experimenta el Poder Real, no es inocente el beneplácito del Imperio, el sometimiento de facto del Poder Financiero Local, ni mucho menos, la complacencia del cuarto poder, y el silencio de la Iglesia.

La caídas de las ideologías, no ha significaba que el verdadero poder tendría que asumir otros rostros, éste se descaró y se ha presentado tal cual es, ahora vemos como las felicitaciones le llegan por doquier a AMLO, la del imperio americano, el gobierno de Trump ya vino a ponerse de acuerdo de cómo mantener el sistema neoliberal perverso, así como el embajador de China a ponerse a disposición del nuevo poder, siempre y cuando le permita continuar llenando el mercado de baratijas, a expensa del mercado local, y así el relevo se está dando aun antes de tomar posesión AMLO de la presidencia.

El reto por venir está en cómo re-encauzar el orden mundial y jubilar primero a esa misma rejuvenecida clase política dominante en México, y hacer consciencia a la verdadera clase mundial dominante, y hacerlos entender que sólo hay un mundo, y que es necesario construir nuevas letras que sustituyan ese viejo espejismo democrático, o le den vigencia real al Estado Democrático.

Creo que no será esa clase política la que se inmole para hacer resurgir un sistema político mundial más sano y vigoroso, sino la voz y la fuerza del pueblo, quien debe asumir en sus manos la muerte de los dictadores democráticos y no democráticos, el sistema mundial debe surgir no de las cenizas de éste caduco sistema político mundial basado en una geopolítica de fuerzas y contra fuerzas para mantener una sola obra de teatro, en donde vale hasta el acto revolucionario de forma medida y predecible con tal de que se mantenga el 1% que ostenta el verdadero poder.”

Aquí no se si valga ésta recomendación, pero lo haré seguro que no servirá para nada: Lo he dicho, la última genialidad, los procesos globalizadores, de ese 1% han fracasado, y simplemente han fracasado porque se han topado con la demografía y la identidad que mermó la construcción del hombre universal, la gente se negó a perder su rostro y a no reconocerse en el espejo, la psicología cobro vigencia ante la patología de la pérdida de identidad, ahora tenemos que revertir la visión del hombre global por la visión del hombre local, y apelar a la demografía para diseñar las nuevas formas de organizar la vida pública y la territorialidad. De las partes al todo, ahora ha llegado la hora del todo a las partes, a los municipios, a lo local, por eso he insistido que una nueva visión del hombre pasa por una reconversión de los pactos federales, asumiendo que la salida es involucrar a las partes municipales o locales en la gobernanza y la gobernabilidad, y la desaparición de los gobiernos centrales, o los modelos intermediarios, gobiernos estatales, etc.

Hay una resistencia del “poder real” a la revolución de lo singular, que revertirá lo global desde lo local, la emancipación del hombre singular que mantenga la identidad de nuestros rostros y las diferencias de nuestros espíritus, el mundo se enfrenta al reto que la ceniza de la civilización occidental sostenida a ultranza a través de su Hombre Universal y su Estado Democrático deje de hacer estragos en los “inferiores”, los “malos”, los marginados, los pobres,  los pensadores al margen, y que nuestra engañosa condición de civilizados no continúe produciendo más víctimas que las que provoca la pulsión agresiva connatural del hombre. La razón al servicio de los humores es aún más monstruosa que los humores sueltos a mansalva.

Octubre de 2018