Para mejor entender cuanto de política sucede actualmente en nuestro país el dato duro más reciente lo extraeríamos de la experiencia electoral de 2016, cuando PRI sufrió una gran derrota electoral pues de 12 gubernaturas en juego perdió siete: Veracruz, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas, entre las que nunca había perdido. Fue un auténtico desastre político, a partir de allí el PRI ya no fue el mismo ante el presagio de una derrota en 2018, cual fue. El PRD, nacido en 1989 por inspiración de priistas inconformes, vive también aciagos momentos pues de sus filas salieron multitudes para engrosar MORENA, que es un partido auténticamente híbrido pues combina la experiencia priista con la concepción ideológica que inspiró al PRD. Es decir, MORENA es tres en uno.