El concejal opositor venezolano Fernando Albán murió tras precipitarse al vacío desde el décimo piso de las dependencias policiales en las que permanecía detenido, según anunció este lunes el fiscal general de Venezuela, Tarek Saab.

Albán había sido arrestado la semana pasada por su presunta participación en el ataque con drones de agosto contra el presidente Nicolás Maduro y otras altas autoridades del Estado.

El fiscal afirmó que el detenido se encontraba en uno de los edificios del SEBIN, el servicio de inteligencia venezolano, cuando pidió permiso para ir al baño y se lanzó por una ventana. La caída desde las diez plantas de altura que lo separaban del suelo le provocó la muerte, de acuerdo con la versión oficial.

Saab calificó lo ocurrido como un “suicidio” y el ministro del Interior, Nestor Reverol, anunció la apertura de una investigación “para esclarecer este lamentable suceso”.

La oposición no se cree la explicación oficial y culpa a las autoridades de la muerte de Albán.

El partido Primero Justicia, uno de los más destacados entre los detractores de Maduro, al que pertenecía el concejal Albán, dijo en un comunicado que este “murió asesinado en manos del régimen de Nicolás Maduro en el SEBIN”.

Primero Justicia considera la muerte de Albán un nuevo ejemplo de “lo peor de la dictadura” en Venezuela.

Tras conocerse la noticia, algunas de las más destacadas figuras de la oposición mostraron su pesar y acusaron al gobierno de ser el responsable de lo ocurrido.

Henrique Capriles, quien fuera rival de Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales de 2013, dijo en Twitter: “Quienes conocimos a Fernando sabemos que NUNCA podría haber actuado contra su vida”.

Henry Ramos Allup, secretario general del también opositor partido Acción Democrática, tachó de “inverosímil” la versión oficial del suicidio y dijo que el gobierno es el “único responsable”.

Con información de BBCMundo