El duro choque entre el discurso y la buena voluntad refleja sus consecuencias en la cancelación de los foros para la reconciliación y la paz en cinco estados: Veracruz, Sinaloa, Tamaulipas, Tabasco y Morelos; cualquiera que fueren las razones sin duda una de ellas es la actitud irreconciliable de las víctimas para otorgar el perdón por la desaparición de familiares y amigos. Los organizadores se habrán percatado que el denominador común entre las víctimas es su rechazo al perdón y el olvido, y que será la misma donde vayan, porque, como dijo Mora en Michoacán, hay que ver a quién se le pide el perdón y olvido.