El resultado de las observaciones de la Cuenta Pública 2017 de la administración estatal, en donde se detectaron anomalías por 338 millones de pesos, es solo la “botana” de lo que se espera sea el último año de gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, ya que se dará cuenta de “la quiebra de la monarquía”.

Así lo consideró el economista y académico de la Universidad Veracruzana (UV) Rafael Arias Hernández, quien afirmó que el Órgano de Fiscalización Superior del Estado (Orfis) se le ha olvidado las observaciones que ha realizado la Auditoría Superior de la Federación, además de todos quienes se han visto afectados y “no hace nada y no pasa nada”, por lo que se ha convertido en un “órgano de simulación y entretenimiento”.

“La cuenta 2017 es solo la botana, es un aperitivo; viene la cuenta 2018, en donde vamos a ver cómo la quiebra de la monarquía tuvo un costo para el pueblo de Veracruz. El 2018 será mucho más cuestionado porque van a aparecer las verdaderas deudas que se están ganando en tribunales”.

Arias Hernández dijo que en general los órganos autónomos como el Orfis también debe de entregar cuentas y no rendir cuentos: “el Orfis es el gran cómplice del duartismo y del post duartismo”.

De manera categórica, expresó que el Orfis y el auditor Lorenzo Antonio Portilla Vázquez con la entrega de resultados de las observaciones de la Cuenta Pública 2017, en donde se encontraron anomalías por 338 millones de pesos en las dependencias del estado, está siendo complaciente, cómplice y hasta omiso.

Es por esta situación que afirmó que el Orfis debe ser analizado a fondo porque se ha convertido en un “órgano de simulación”.

Expuso que estos 338 millones de pesos son para el mero entretenimiento, lo que hay que analizar es que el Orfis se ha vuelto una burocracia complaciente y encubridora de los gobiernos estatales.

Para finalizar el académico destacó que a partir del 1 de diciembre y una vez que asuma el gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez, las riendas del poder transitará no en una entrega-recepción, sino en una “entrega-decepción”.

Xalapa- 2018-10-02- Leticia Rosado / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO