Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

El fallo de la Corte Internacional de La Haya -en los Países bajos- referente a la controversia que durante años tuvieron el Pueblo chileno con el Pueblo boliviano y su salida al mar; cabe decirlo que ya se esperaba…

Toda vez que la Corte está conformada por súper fifís que se jactan de manejar la Justicia; cuando lo que manejan son las Leyes.  Pero todavía se paran el cuello al agregar la palabra Justicia a su changarro, o sea, La Corte…

Si hemos de atender el axioma que dice “Justicia a destiempo es injusticia”, los Solones están muy lejos de aplicarla; porque se tardan en resolver los problemas, como si de veras los estudiaran…

Y si bien es cierto que sobre el papel quien declaró la guerra fue Bolivia; la perdió y con ello su salida al mar.  En La Haya no consideraron el “daño” que harían a Chile al permitirle a Bolivia tener una salida al Océano; en comparación al beneficio que recibirían los bolivianos…

Hay que tomar en cuenta que La Guerra del Pacífico -así llamada porque prácticamente la ganó Chile en el mar- fue en 1879-1883 y de aquél entonces cuando ambas naciones se unieron para combatir a los invasores españoles, ha pasado mucho tiempo…

Las condiciones no son las mismas y el que le vaya bien a un hermano iberoamericano, debe ser bueno para todos.  Que es lo que no ven las Estados, como Chile, Perú, Argentina, Ecuador y Brasil; que habiendo caído en las garras del neoliberalismo, ya no ven ni por el bienestar de sus propios gobernados; mucho menos por el bienestar de otros.  Solo les interesa el dinero…

Lo mismo y acaban rentándoles un pedazo y cobrando por ello como si fueran socios de las exportaciones.  De Piñeira se puede esperar cualquier cosa.

Cambiando de tema…

 

A ciencia cierta ya no se sabe si el mundo está en manos de un loco con un botón nuclear grande y poderoso; o lo más probable es que ese loco sea utilizado por los oligarcas para equilibrar las finanzas y así tener a quien responsabilizar si sale todo mal; o de perdida, no como esperaban…

Pues toda vez que los dólares emitidos que andan circulando por medio mundo no tienen ningún respaldo, se requieren nuevos valores que los avalen; a saber, esencialmente oro y petróleo…

Por lo que están amarrando navajas entre Colombia y Venezuela, Estados entremezclados a través de unos dos mil kilómetros que separan sus fronteras.  Y todo por la mal sana obsesión yanqui de intervenir en otras naciones pretextando derrocar a un dictador que viola los Derechos Humanos -como si ellos los respetaran-…

Para según ellos, instaurar una democracia a modo de corte neoliberal que les permita saquear sus riquezas.  Y Venezuela tiene oro y petróleo de sobra, por eso está en la mira…

La obcecación de Washington por derrocar a Nicolás Maduro, es tan patológicamente perturbadora, como la que todavía sigue teniendo en contra de Bashar el-Assad…

 

A tal grado que, a pesar de que EE.UU. la Coalición y los yihadistas -a los que enviaron por delante- están prácticamente derrotados, el del peluquín rubio sigue amenazando al sirio…

Y como el show que ya tenían montado para simular otro ataque con armas químicas y tomarlo como pretexto para de nueva cuenta bombardear puntos estratégicos, fue descubierto y por ello abortado, decidieron imponer más sanciones a Siria…

Según James Jeffry, el representante especial de EE.UU. para el compromiso con Siria, o mejor dicho, para el compromiso con los opositores al régimen de Bashar el-Assad, dijo…

“Con el apoyo de nuestros aliados en Europa, Asia y Medio Oriente, llevaremos a cabo una estrategia de aislamiento; y nos concentraremos en hacer la vida lo más miserable posible para ese cadáver de régimen”. Palabras nada edificantes, pero que dejan ver la calidad ética de quienes piensan solo en el dinero…

Pero dijo más; y eso es lo preocupante…

“Ni siquiera el Consejo de Seguridad de la ONU podrá detener este plan de Washington.  Incluso, si el Consejo de Seguridad no aprueba las sanciones, las llevaremos a cabo con la Unión Europea y con nuestros aliados asiáticos”…

 

Afortunadamente EE.UU. ya no tiene tantos aliados como creé.  Para Alemania es más importante Rusia, que Washington y ya le dio la espalda.  No se diga China, que ya advirtió que sin importar las sanciones, comprarán petróleo iraní…

Y aunque Recep Tayyip Erdogan, el dictador de Turquía, no es un hombre de fiar, también prefiere estar bien con los BRICS a los que ya de facto se les ha unido Irán y Venezuela que con Inglaterra, Israel y EE.UU.

Que han conformado así un grupo poderosísimo, no solo bélicamente hablando, sino económicamente, basado en sus riquezas naturales y en su condición de ser juntos más de la mitad de los habitantes del Planeta.  Vaya mercado…

 

Con respecto a Venezuela, el orate del peluquín rubio ya ha llegado al grado de decir que vería con buenos ojos un Golpe de Estado; y encandila a Iván Duque, de la dinastía de Álvaro Uribe” para que se confronte militarmente con Nicolás Maduro…

 

Toda vez que les cortó el multimillonario negocio que tenía el Gobierno con los miles y miles de litros de gasolina que diariamente compraban en Venezuela y la revendían a sus compatriotas con ganancias de miles por ciento…

Lo que es un poco in entendible de Trump, aparte de todo él, es que actúa como agente de ventas comisionista de Rusia, pues al bloquear a Venezuela favorece los intereses rusos y chinos, que ya están metidos ahí en todo tipo de negocios -sin el patrón dólar, sino con el oro que tanto está atesorando Rusia; y que Venezuela tiene de sobra-…

Y China con el petróleo que tanto requiere para seguir creciendo, a cambio de inversiones y todo lo demás que necesiten y quieran.  Finalmente los chinos producen de todo.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.