La policía tardó una hora y media en llegar

Sociedad 3.0

Alarma y pánico causaron entre profesores y padres de familia del jardín de niños Ana María Palma de Álvarez, de la colonia 2 de Abril de Xalapa, las llamadas telefónicas recibidas este jueves en la dirección del plantel por personas que le exigían a la directora el pago de piso o de lo contrario 10 niños serían recogidos por un vehículo, dijeron los amenazantes, y la funcionaria sería levantada y descuartizada si desobedecía.

De inmediato, la directora envió mensajes a los padres de familia para convocarlos a la escuela con carácter de urgente y una treintena de tutores hicieron su aparición para ser informados y recoger a sus vástagos.

La primera llamada fue recibida a las 9:05 de la mañana, según les comunicaron, a la que siguieron por lo menos otras dos. Ante esto, el personal procedió a enviar a los padres el siguiente mensaje:

“Muy buenos días se solicita una reunión urgente a todos los padres de familia, en este momento. Para información, es necesaria la presencia del padre o tutor en la escuela. Atte. La dirección. – Es en carácter de urgente. – Es una emergencia”

Esto desató el pánico entre los padres, quienes se trasladaron al plantel para enterarse de esta situación.

También fueron informados que la escuela notificó lo anterior de inmediato al 911, cuya encargada les dijo sin mayor preocupación que se trataba de una extorsión y que no hicieran caso.

Por otro lado, los indignados padres se quejan que la policía tardó una hora y media en llegar, a pesar de que la escuela se localiza en la calle José de Jesús Núñez y Domínguez, colonia 2 de Abril, en la parte trasera de la Casa de Gobierno y a unas 10 cuadras del Cuartel de San José.

Dentro de la información que circula entre los aterrados padres es que la semana pasada un menor de la secundaria cercana estuvo a punto de ser levantado y sólo los gritos y alarma de los presentes disuadió a los delincuentes.

Las labores fueron suspendidas este jueves y viernes y los padres exigirán vigilancia permanente a las autoridades, dado que la cercanía de la Casa de Gobierno no es garantía de protección ya que está abandonada, según afirman.