Juan Nicolás Callejas Roldán, coordinador del equipo político de la Sección 32 del Sindicato de Trabajadores de la Educación, mantuvo “estratégico” silencio sobre el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo en tiempos en que ésta pastoreaba las vacas flacas de la política y sufría el rigor de las medidas disciplinarias que suele utilizar el sistema contra quién se revela. Ahora, cuando ya en plena libertad la profesora se enrumba para controlar al SNTE, Callejas Roldán recuerda su “gran” amistad con la profesora: “Qué bueno que salió, le mando un saludo desde aquí (…); desde aquí le mando un saludo porque tenemos una gran amistad con ella”… “nadie se merece estar en esas condiciones” y deslizó posibles proyectos con ella a futuro. Es decir, con esos truenos, la dirigencia nacional de ese sindicato debe poner sus barbas a remojar.