Un Premio Nacional de Periodismo y un gran talento periodístico contribuyeron decisivamente al nacimiento del semanario de sugestivo nombre: Punto y Aparte. Fue un miércoles de hace cuarenta años cuando en el estacionamiento de El Día editado en el Distrito Federal se organizaba la estrategia de distribución del primer número de lo que sería un exitoso semanario veracruzano, dirigido por Froylán Flores Cancela, un columnista político de renombre en esta entidad. Froylán Flores Cancela fue amigo y consejero de gobernadores veracruzanos, de Rafael Murillo Vidal en adelante; escribía en el Diario de Xalapa una de las columnas más leídas y consultadas de Veracruz, ya por la chispa de sus comentarios  en rica y fina prosa, ya por el enorme crédito que la sustanciaba; esa chispa la trasladó Ferreiro Castelar (alter ego de Froylan) a Punto y Aparte con el nombre de Casi a la Medida. Sin duda, Veracruz es prodigo en periodistas de elevada alcurnia profesional, Froylán Flores Cancela es uno de sus paradigmas.