Redacción.- Al auditar los ocho mil 792 millones de pesos que se han usado para la reconstrucción en la Ciudad de México, la contraloría general de la ciudad ha detectado casos de subejercicios, así lo dijo el titular de la dependencia, Eduardo Rovelo Pico, quien no especificó a cuánto ascienden.

“Si hemos detectado algunos hallazgos que se convierten en observaciones, aún no estamos en etapa de fincar o no responsabilidad, pero decirles con toda claridad que quien haya hecho un uso indebido del recurso público y que sea notoriamente comprobado, obviamente tendrá una responsabilidad administrativa, e incluso penal”, aseveró Rovelo Pico.

Sobre las irregularidades que se han descubierto en la construcción del Colegio Enrique Rébsamen que colapsó en el sismo del 19 de septiembre del 2017, donde perdieron la vida 19 niños y seis adultos, comentó que tienen identificados ocho funcionarios del gobierno de la ciudad de México y de la delegación Tlalpan, con responsabilidades en el caso, pero aún no finalizan la investigación.

Insistió en que las dependencias de gobierno aún están en tiempo de responder las observaciones de la contraloría, y si se encuentra que hubo malversación de fondos para la reconstrucción: “la justicia administrativa te da hasta 20 años de inhabilitación, y si es una cuestión de responsabilidad penal será el fiscal anticorrupción, o el fiscal de servidores públicos quien determine la pena”.

Así lo dijo en entrevista al finalizar su comparecencia ante la Comisión de Transparencia en el Congreso de la Ciudad de México, y anunció que este año se aplicaron penas convencionales a dos mil 86 proveedores y contratistas que incumplieron sus contratos con el gobierno de la ciudad, a quienes se les cobraron penas que ascienden a ocho mil 338 millones de pesos, recursos que se entregarán a la nueva administración.