En el primer semestre de este año el número de fraudes cibernéticos ascendió a 2 millones 74 mil 554, lo cual significa un crecimiento de 31 por ciento respecto del mismo periodo de 2017, cuando fueron un millón 578 mil, informó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

En conferencia de prensa, el presidente de esa institución, Mario di Costanzo Armenta, dijo que la cifra total de reclamaciones por fraudes tradicionales y cibernéticos fue de 3.5 millones, lo que significa un aumento de 5 por ciento o 170 mil quejas más en comparación con el primer semestre de 2017.

Las ganancias netas para el crimen organizado fueron de 9 mil 231 millones de pesos, monto 30 por ciento o 2 mil 200 millones de pesos superior a la cantidad reportada en el mismo periodo del año anterior.

El comercio electrónico es el más utilizado para defraudar a la gente, debido a que los portales deberían invertir más para verificar la identidad de los usuarios.

Indicó que se presentan más de 19 mil reclamos por día ante el sector bancario.

Del número total, que sumaron 3.5 millones, 27 por ciento por fraude son contra Santander, 23 por ciento contra Citibanamex y 15 por ciento contra Banorte-Ixe.

Además, 18 de 29 bancos reportaron incrementos.

Del total de fraudes cibernéticos, 96 por ciento fue por comercio electrónico –2 millones 74 mil 554– por 4 mil 412 millones de pesos. Consumos y retiros no reconocidos son la principal causa de reclamaciones, tanto en fraudes cibernéticos como en tradicionales.

Lo anterior, informó Di Costanzo Armenta, al anunciar el establecimiento del Portal de fraudes financieros en México, en el que los usuarios podrán conocer los teléfonos, páginas de Internet, correos electrónicos e instituciones falsas que son utilizados para cometer ilícitos.

Además, también se informa sobre el modus operandi que utilizan para cometer delitos. Se puede ingresar al siguiente link o entrar a la página oficial de la Condusef en la sección de Acciones y programas.

Los usuarios pueden reportar los casos en que fueron víctimas de un fraude o bien, si identificaron un posible fraude al recibir un correo electrónico, una llamada o un mensaje de texto. Lo anterior, con la finalidad de prevenir a la población y evitar que sean víctima.

Di Costanzo Armenta propuso reformas legales para que las instituciones bancarias y plataformas de comercio electrónico soliciten más informes para conocer la identidad de los clientes y tener la certeza de que la información financiera que se reporta en los portales está salvaguardada.

En conjunto con institutos, como el de Telecomunicaciones y Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, así como con la Policía Federal y la Secretaría de Economía, se deberá trabajar en acciones conjuntas para combatir los delitos cibernéticos en el ámbito de sus respectivas atribuciones. La Condusef continuará advirtiendo a los usuarios sobre las formas en que se están cometiendo ese tipo de fraudes.

Con información de LaJornada