Dialogando

Por: Abel Domínguez Camacho

La herencia para los Morenos

 

En la entrega anterior comenté los aspectos generales del Índice de Información del Ejercicio del Gasto (IIEG 2018), que el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) publicó el pasado 9 de octubre. Destaca el IMCO que “al no alcanzar el 100% de desempeño, ninguna entidad federativa da cumplimiento a la Ley General de Contabilidad Gubernamental”, de suyo ya importante, sobre todo porque las instancias correspondientes son omisas de tal situación. Se entiende, en el supuesto de que muchos de los gobernadores eran “cuates” por ser del mismo partido en el poder y, el grupo restante tenían sus deudos políticos o económicos dentro de la cúpula del poder. Todo quedaba en familia.

El IIEG refleja un viejo vicio no medido de la administración pública, no medido hasta la primera versión 2017 de este importante índice. Se puede observar la ausencia de planeación y sobre todo, la falta de contrapeso por parte de los Congresos locales que, como ya comentaba, están al servicio del Ejecutivo del estado en turno. Ese viejo vicio tiene nombre: simulación y discrecionalidad en el ejercicio de los presupuestos. Lo que van a heredar los gobiernos de Morena en, al menos, CDMX, Morelos, Chiapas, Tabasco y Veracruz.

En las pasadas elecciones del 01 de julio de 2018, se cumplió la petición de voto parejo a lo que invitaba Andrés Manuel López Obrador, ahora  presidente electo de México, coloquialmente se conoce como “carro completo”, en este caso para Morena; en cinco entidades federativas, la votación para gobernador y legisladores locales favoreció a los candidatos de la Coalición Juntos Haremos Historia, en donde juega un papel protagónico el partido político Morena, en adelante me referiré solamente como Morena.

Desde la perspectiva de los resultados mostrados por el IMCO a través del IIEG 2018, los ejecutivos de los estados que gobernará Morena, se presume- por ser mayoría- que evidenciarán nuevamente la “falta de contrapeso” por parte del Congreso local y, entonces habrá que apelar a una excelente planeación y a los tres principios que enarbolaron durante la campaña: “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”. Eso esperamos.

Índice de Información del Ejercicio del Gasto

(IIEG 2108)

Entidad

Federativa

 

Calif.

%

PN=59

Posición Ingreso

Recaudado/

Estimado

Gasto

Ejercido/

Aprobado

Gasto

Burocrático

(+/- de lo aprobado)

Comunicación

Social

(+/- de lo aprobado.

CDMX 31.3 31 19% 15% 7% 48%
Morelos 49.3 26 18% 36% 30% 77%
Chiapas 53.8 18 15% 14% 8% 158%
Tabasco 64.6 11 2% 9% 16% 241%
Veracruz 76.4 4 42% 39% 12% 262%

Fuente: Elaboración propia, con base en la información mostrada en la página web del IMCO.

 

Los ejecutivos y legisladores locales de Morena, recibirán una administración con los problemas propios de cada entidad, rezagos, agendas pendientes en diversos rubros y, más menos descontento de ciudadanos agraviados, situación esta última, que los llevó a ganar las elecciones respectivas; esa condición de ciudadanos agraviados se convierte en una variable crítica de éxito, por el nivel de observación y exigencia que mostrarán los que votaron a favor y los que no también.

De acuerdo con el IIEG 2018 Morena recibirá cinco administraciones locales que no dan cumplimiento a la Ley General de Contabilidad Gubernamental y, en primera instancia, el nuevo gobierno no podrá ser omiso de esa irregularidad. No cumplen porque simulan ingreso y ejercen de manera discrecional solapados por los Congresos locales. En segundo término, tienen la gran responsabilidad de cumplir las expectativas de sus votantes, para lo cual deberán realizar un estricto ejercicio de planeación presupuestal y, aunque algunos no comulguen con ello, una conducción austera, y dinámica a la vez, de la economía local. Menuda tarea.

De las fichas por entidad  federativa, no todas presentan la información referente al gasto en infraestructura, de las cinco que refieren esta entrega,  solamente Chiapas y Veracruz reportaron un gasto en infraestructura del 21 y 58%, respectivamente, por debajo de lo presupuestado, privilegiando el gasto burocrático, como se muestra en el cuadro anterior.

El índice muestra una calificación de 59% para el promedio nacional y, solamente Tabasco y Veracruz están por encima de esa media nacional, destacan con baja calificación CDMX, Morelos y Chiapas, en ese orden. No obstante la calificación, Veracruz observó una mayor simulación de ingresos con el 42% recaudado por encima de lo estimado y una alta discrecionalidad en el ejercicio del gasto que se manifiesta en un 39% ejercido respecto al presupuesto aprobado, con la venia del Congreso local, desde luego.

Respecto al gasto burocrático, destaca Morelos que ejerció 30% más de lo aprobado en su presupuesto; ninguna entidad federativa escapa de ejercer más de lo aprobado en gastos burocráticos: sueldos y salarios, artículos de oficina, gasolina, ceremonias oficiales, traslados y viáticos, servicios básicos y, publicidad oficial. Todos estos rubros aparentemente de fácil opacidad ante la creatividad de los mexicanos. Asesores, amigos, amigas y amiguitas, compadres, suegros…con sueldos estratosféricos no justificables pero que, seguramente, pasaban la respectiva cuota mensual y, muchos sin asistir a los respectivos espacios laborales. Los consumibles que eluden el control de inventarios de “n” maneras y, no pueden faltar, las comisiones fantasmas con informes y comprobación de gastos apócrifas.

Llama mi atención el gasto en el rubro de comunicación social, que directamente tiene que ver con el “manejo” de medios, entrecomillado para no decir compra de medios-chin ya lo dije- entre otras cosas. Veracruz ejerció 262% más de lo aprobado en presupuesto; Tabasco 247%; Chiapas 158%; Morelos 77% y CDMX el 48%. Vender imagen y espejitos-como hace 500 años-fue la prioridad de estos ejecutivos y, nuevamente, alcahueteados (uso el término para estar a tono, chiste local) por sus respectivos legisladores locales.

Morena recibe la administración de estas cinco entidades federativas, con sendas tendencias y vicios en el ejercicio del gasto y, con sendos rezagos en materia de crecimiento y desarrollo económico. Las prioridades en materia en materia de seguridad deberán atenderse con medidas inmediatas y de corto plazo pero, se deben atacar de raíz, con miras en el largo plazo a través de la reactivación económica que garantice la creación de empleos y, políticas públicas en Salud y Educación con carácter preventivo. En fin, las expectativas de la ciudadanía y las expectativas creadas en la búsqueda del voto son de grandes dimensiones, esperamos una agenda congruente, austera, dinámica y participativa.

 Otras entregas del autor:

https://abel-dialogando.blogspot.com/