Está comprobado que en México eso de la autonomía de las instituciones seguirá siendo por algún tiempo más una buena intención, como consta en Veracruz y otras entidades federativas mexicanas. Ya sucedió con el Fiscal puesto en tiempos de Duarte, quien por alguna razón ya en tiempos de Yunes Linares tuvo que dejar el cargo y dio lugar a que el Congreso designara a Jorge Winckler; ahora, el diputado morenista, Amado Cruz, adelanta: “En realidad ha cumplido Winckler más, a juicio mío, una función política… Una vez que se instale la próxima legislatura, seguramente habremos de revisar los diferentes reclamos que se están orientando. Lo vamos a hacer conforme a la ley, Morena no violentará el estado de derecho”. Después de este “aviso” la deducción de lo que vendrá es lógica.