Pese a lo que diga el gobernador del Estado, la respuesta para enfrentar la emergencia que trajo el frente frío número 6 a Veracruz por parte del Gobierno fue lenta y desganada. Apenas este lunes se reunió el Comité Estatal de Emergencias, pese a que desde el primer día de las lluvias hubo afectaciones importantes por casas inundadas, necesidad de albergues y personas enfermas.

Antes de la reunión de este lunes, ayer mismo, el tema en la agenda del mandatario fue el de seguridad y días atrás, visitas a planteles tecnológicos, bachilleratos, primarias y reunión del comité de entrega-recepción. Un itinerario mayormente protocolario y ya para ir de salida, como efectivamente es la situación real del régimen.

Por desgracia, los fenómenos meteorológicos no esperan. Y si el gobierno tiene un aparato tan complicado y caro como es el de Protección Civil, éste debe funcionar de manera óptima.

La emergencia aún no termina y se demanda que el gobierno del Estado se ponga a la altura de las circunstancias para proteger a los gobernados en peligro.