Las finanzas federales y estatales de nuestro país estarán protegidas con un escudo financiero de 341 mil 677 millones de pesos para hacer frente a caídas en los ingresos públicos.

Este monto, que será heredado a la administración de Andrés Manuel López Obrador, será 8.8 veces lo que se recibió a inicios del sexenio de Enrique Peña Nieto.

El monto, que representa 1.5% del PIB, se perfila a ser el más alto que gobierno alguno herede al siguiente, pues al cierre de 2012 el valor fue de 38 mil 733 millones de pesos actuales, en 2006 el saldo fue de 55 mil 863 millones, y en 2001 fue de 16 mil 112 millones de pesos de hoy.

Cifras de la Secretaría de Hacienda revelan que el monto récord a septiembre de este año se compone de 246 mil 691 millones de pesos depositados en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), de 76 mil 349 millones en el Fondo de Estabilización de Ingresos para las Entidades Federativas (FEIEF), a los que se agrega la Reserva de Largo Plazo del Fondo Mexicano del Petróleo que cuenta con un saldo de 18 mil 637 millones de pesos.

El monto será el más alto que herede gobierno alguno. Al cierre de 2012 fue de 38 mil 733 millones de pesos actuales; en 2006 fue de 55 mil 863 millones, y en 2001, de 16 mil 112 millones de pesos de hoy.

El dinero del FEIP, FEIEF y de la Reserva de Largo Plazo del Fondo Mexicano del Petróleo sólo se puede usar ante caídas en los ingresos presupuestarios y de la recaudación que se transfiere a los estados respecto a lo aprobado por el Congreso. Esto significa que los recursos no pueden utilizarse de manera discrecional para ampliar el gasto público sin que medie una merma en los ingresos públicos.

Con información de Excelsior