Producto de su evidente desconocimiento del sector a cuyo cargo estará a partir de diciembre próximo, el doctor Roberto Ramos asume que de los muy hipotéticamente probables 30 mil millones de pesos anunciados por el gobernador electo, Cuitláhuac García, para el arranque de su gobierno, la mitad, o sea 15 mil millones se destinarán al Sector Salud. Esta declaración de quien encabezará un Sector tan importante de la Administración Pública estatal no concita sino desconfianza sobre su diagnóstico, también preocupación, pues para resolver los problemas del Sector se requiere de poner los pies en el suelo, despojarse de concepciones utópicas y adentrarse en la enorme problemática en que se encuentra; también evitar el insulso protagonismo que suele adueñarse de quien aún no caza la liebre y ya presume del buen caldo que ofrecerá a su clientela.