Tanto los bancos como las agencias calificadoras muestran preocupación por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y advierten que la incertidumbre sobre las futuras políticas públicas podría impactar en la confianza de los inversionistas y dañar las finanzas del país, lo que a su vez llevaría a una baja en la calificación de los bonos soberanos de México.

La agencia Fitch Ratings cambió a perspectiva ‘negativa’ a ‘estable’ la calificación soberana del país, reflejando el deterioro en el balance de riesgos del perfil crediticio de México, pues destacó que persisten riesgos a la baja relacionados con la postura fiscal de la próxima administración.

Explicó que la decisión de cancelar el NAIM en Texcoco manda una señal negativa para los inversionistas, además de que algunas de las promesas de campaña hechas por Morena, partido del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, como el aumento en las pensiones, podrían ser difíciles de acomodar dentro del presupuesto de 2019.

La acción de poner en perspectiva negativa la nota del país por parte de Fitch se realizó horas después de que la calificadora mexicana HR Ratings hiciera lo mismo.

Algunos bancos ya recortaron sus previsiones de PIB para 2019, y Scotiabank prevé que tras confirmarse la cancelación del NAIM ajustará su previsión a un rango de 1.5 a 1.8 por ciento, desde el actual 2.1.

Por su parte, Jaime Reusche, analista soberano de Moody’s, dijo que, si bien, por el momento no hay un impacto directo en la calificación soberana de México tras la cancelación del aeropuerto, se manda una señal negativa para las calificaciones de largo plazo del país.

“Desde el punto de la calificación soberana esto (cancelación del proyecto) no ha tenido un impacto directo sobre la calificación ni sobre la perspectiva, pero sin duda estamos viendo esto como una señal negativa para calificaciones a largo plazo en el futuro”, indicó Reusche en rueda de prensa.

El experto indicó que es positivo que el equipo de transición del nuevo gobierno busque calmar a los inversionistas, sin embargo hay mucha incertidumbre en torno al futuro de la política pública.

Por otra parte, Standard & Poor’s indicó en un comunicado que por ahora la calificación soberana de México se mantiene en el nivel ‘BBB+’ con perspectiva estable, dado que continúan trabajando bajo el supuesto de que las políticas económicas deben sostener la confianza de los inversionistas y la calidad crediticia del soberano.

No obstante, señaló que pasos inesperados que generen dudas sobre las políticas económicas de largo plazo podrían debilitar la confianza de inversionistas y consumidores, reducir la demanda interna y afectar el crecimiento del PIB.

“La erosión gradual del perfil financiero del soberano que se derive de ello aumentaría la vulnerabilidad de las finanzas públicas ante shocks adversos, y nos llevaría a bajar la calificación soberana”, afirmó la calificadora.

Con información de ElFinanciero