Hay quienes gustan repetir que “en política no hay coincidencias” con ánimo de escrutar objetivamente todo cuanto acontece en el teatro de los acontecimientos políticos, en el cual las actitudes de los actores están íntimamente vinculadas a su condición humana. Lo probable puede ser posible, pues ayer en la Cámara federal de diputados se propuso un Punto de Acuerdo para reactivar las denuncias contra Miguel Ángel Yunes Linares por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, y casi simultáneamente en Xalapa aparece un abogado, muy conocido porque gusta de litigar en los medios (por no decir que los utiliza para sus propósitos laborables), pidiendo a su vez se al gobernador Yunes y a dos de sus colaboradores por delitos de lesa humanidad. Y si a esto le agregamos la solicitud interpuesta por el consejero presidente del Comité Ciudadano Anticorrupción para que se deje sin efecto la aprobación de la Cuenta Pública 2017, ya tenemos un escenario en el cual se le juntan casi todas las varas al actual gobernador de Veracruz ¿coincidencias? En todo caso, el asunto se asemeja con aquello de: “… después de la fiesta, viene la hora de recoger las varas de los luminosos cohetes que en estela ascendente tronaron en el espacio”.