Entre lo utópico y lo verdadero
Por Claudia Guerrero Martínez
12 de noviembre del 2018

Continúan las anomalías en algunas dependencias  docentes estatales, como es el caso del  Instituto Consorcio Clavijero, gracias a que sus directivos y algunos trabajadores abusan del poder que tienen en esa institución educativa, la cual,  ofrece carreras en línea… Se ha aplicado una estructura  fraudulenta y de  corrupción interna, sobre el manejo de los dineros para la aplicación de cursos. Una red de complicidades y excesivos cobros,   que les contaremos en esta entrega, inteligentes lectoras y lectores…

Ya habíamos informado sobre las anomalías en el interior del Consorcio Clavijero,  realizadas por su director Máximo Romero Sánchez, con la liga:http://www.gobernantes.com/columna.php?id=35975&idc=217, en el apartado de notita importante, en donde abundamos: “Vaya denuncia en contra del Director del Instituto Consorcio Clavijero (ICC) Máximo Romero Jiménez, a quien acusan de realizar acoso laboral y malos tratos, pero además, contratar y llenar de personal proveniente de Puebla en importantes departamentos, así como el despido injustificado de Ingrid Treviño, quien laboraba desde hace 15 años en dicha institución y fundadora del Bachillerato en Línea. También lo señalan de desvíos de recursos, perpetrado junto con su Enlace Administrativo. Trabajadores piden la intervención del Secretario de Educación Enrique Pérez Rodríguez, de quien sabemos, sí nos lee”…

Pues tal parece que el todavía Secretario de Educación de Veracruz no nos leyó y Máximo Romero sigue con los negocios y cobros productivos… Y para realizar actos de corrupción, necesitas cómplices para hacerlo, entre ellos el Subdirector Académico Enrique López Romano y María Guadalupe Cortés Rodríguez…Estos funcionarios administrativos del ICC cobran  los cursos de forma trimestral, por la cantidad de 7 mil pesos, resultando un negocio productivo…

Para dar contexto y comprobar que  estos cursos son  un negocio familiar, les contaremos cómo lo realizan:   El fraude consiste en asignar los cursos a diversas personas que fungen como facilitadores ante los grupos de alumnos que reciben educación en línea durante cada trimestre, los cuales,  brindan asesorías sobre las materias correspondientes. Dichas asesorías son realizan por facilitadores  y son cobradas de forma trimestral, por la cantidad de 7 mil pesos. Y es el propio Subdirector Académico  Enrique López Romano, quien incluye a su esposa de nombre Mónica, dentro de los facilitadores… Esto se puede  corroborar en  una consulta entre los mismos facilitadores registrados…

Pero además, otra de las beneficiadas, ya que ella es enlace con Máximo Romero y Enrique Romano, es la Jefa de Departamento María Guadalupe Cortés Rodríguez, quien se auto asigna varios cursos,  con los que ha sacado  grandes cantidades de recursos y beneficios…Hasta donde se menciona en el Consorcio Clavijero, es la que se encarga de reunir una especie de cuota para que puedan seguir dentro de la lista de facilitadores. Ella registra los cursos a nombre de su hermano, de nombre  Martín Cortés Rodríguez, quien trabaja en la UPAV y  el pariente presta su  Cédula Profesional… No olvidemos algo:   María Guadalupe Cortés,  no hace una selección o concurso con otras personas externas, quienes también pueden  impartirlos o  asignar los cursos…

Otro caso en particular,  es el de la encargada de titulación del Instituto Consorcio Clavijero,  Irene Yobal Maldonado, quien también tiene varios cursos asignados y con la misma excusa del préstamo de cédulas profesionales y ella se ha beneficiado también, al ser muy cercana a la  Jefa de Departamento María Guadalupe Cortés Rodríguez, al grado de que ésta última, junto con el subdirector Enrique López Romano le acaban de asignar a la misma  Irene Yobal Maldonado y a Francis Jaqueline Bautista Martínezvarios contratos con excelente sueldo y compensación, mientras no llega el equipo de transición del nuevo gobierno estatal… Así, la información que es delicada, ha quedado cubierta, para que no sea detectada…

Y ustedes se preguntarán si habrá más trabajadores  beneficiados por este grupo que integra actos de corrupción dentro del Consorcio Clavijero… Lamentamos decirlo, que sí existen otros coludidos…

Ana Xóchitl Xilotl Cardeña, quien por cierto es  cuñada de la Jefa de Departamento María Guadalupe Cortés Rodríguez y esposa de Martín Cortés Rodríguez, que trabaja en la UPAV… También, Juan Manuel Cortés Rodríguez, hermano de María Guadalupe y Martín Cortés Rodríguez…  Así la familia completa se ve beneficiada. También Francis Jaqueline Bautista Martínez y  Ana Karen Toral del Moral,  ésta última auxiliar de la  Subdirección Académica, entre otros…

No perdamos de vista, ni de mencionar  al Director Máximo Romero Sánchez, junto con el Subdirector Académico, Enrique López Romano, quienes son los encargados de mover los hilos para coaccionar a los trabajadores y que el ICC pueda dejar dinero con los negocios… Y ya lo habíamos advertido: Ambos son originarios de Puebla y  traídos por el  todavía Gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, como si en nuestro estado no hubiesen personas con la suficiente capacidad para  educar a los veracruzanos…

Por último, se debe investigar un dato importante: Todo lo que aquí exponemos no fue manifestado, cuando recientemente se hizo una  encuesta anticorrupción, ya que el mismo Director Máximo Romero Sánchez y el Subdirector Académico,  Enrique López Romano, se encargaron de nombrar a las tres personas  allegadas a ellos, para que respondieran a los encuestadores… Por tanto,  todo quedó oculto y deberá la Contraloría Interna de la SEV y hasta el propio Secretario de Educación  hacer revisión de esto.

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@nullgmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerreo.mx

Twitter: @cguerreromtz