OPINIÓN

Por Mario Javier Sánchez de la Torre

A 25 días que asuma el cargo de presidente de los Estados Unidos Mexicanos, para el periodo 2018 – 2024, Andrés Manuel López Obrador, será la fecha en que deberá abandonar oficialmente su posición como dirigente de su Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), pues iniciará su trabajo como presidente de todos los mexicanos.

Periodo de gobierno que inicia con un panorama nada fácil, no solo por la situación de corrupción que se vive dentro de los tres niveles de gobierno de la administración pública que hay en nuestro país, también por alto índice de inseguridad y de desempleo.

Así como también por el problema que está representando para la imagen de México ante la globalizada economía, la errónea suspensión de la magna obra del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). El problema que representa para una nación como la nuestra, las caravanas de migrantes centroamericanos, que supuestamente por ahora “van de paso hacia los Estados Unidos de Norteamérica”, país, al que la realidad pone a la vista va a ser muy difícil que logran entrar y por lo tanto se queden en nuestro país, con todas las problemáticas que eso representa y por último la bondades que la Reforma Energética del corrupto e inepto presidente Peña Nieto nos heredará a todos los mexicanos, lo que ya está representado no solo con las grandes inversiones que

 en la industria petrolera nacional tienen los expresidentes (Salinas, Fox, Peña Nieto, etc.) y servidores públicos de primer nivel de sexenios anteriores y del actual, sino también los altos costos de los combustibles como las gasolinas y el gas doméstico, entre otros. Y lo más grave aún, que México de ser uno de los principales países productores de crudo al inicio del actual sexenio, ha pasado a ser un comprador de crudo en el mercado internacional y la muestra está que la semana pasada llegó a la terminal de pajaritos en Coatzacoalcos, el tanque petrolero SCF PRIME, de bandera liberiana, el primero con 350 mil barriles de crudo ligero, provenientes de los Estados Unidos, de un total de cuatro embarques programados para el presente mes, que dan un total de 1.4 millones de barriles.

Cómo señalamos en párrafos anteriores el panorama no es nada fácil, es complicado. Pues no solamente hay graves y urgentes problemas internos por resolver, sino también a nivel internacional que están dentro del ámbito de la economía de este globalizado planeta y por tanto las consecuencias pueden ser bastantes graves, sino se les atiende con la prontitud necesaria y en la forma adecuada.

Y como es lógico, Andrés Manuel ya en la silla presidencial vera todo desde un panorama muy diferente al actual y tendrá que enfrentar una difícil realidad, como es ser un gran país en desarrollo, que de seguir así, está a punto de pasar de ser la economía 16 del mundo a estar entre las diez primeras. Usted qué OPINA estimado lector.

noti-sigloxxi@nullhotmail.com