No se vive con tranquilidad en la entidad veracruzana, porque el clima es de zozobra y la calidad de vida ha menguado de manera considerable, los homicidios se producen por doquier, el secuestro, la desaparición forzada, la extorsión, los asaltos, el impacto psicológico provocado por cada hallazgo de fosas clandestinas, son ya lugar común, por tal circunstancia no extraña el anuncio de Alejandro Encinas, próximo subsecretario de Derechos Humanos en el gobierno de AMLO, sobre la declaratoria de crisis humanitaria en Veracruz. Este anuncio se formalizará tras la toma de protesta de Cuitláhuac García Jiménez como gobernador de la entidad, y consiste entre otras medidas, en proporcionar más recursos para la búsqueda de desaparecidos: Cruz Roja, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) participarán. Se protocoliza el día primero de diciembre y al día siguiente el ya presidente en funciones, Andrés Manuel López Obrador, dará el mensaje correspondiente.