DESPERTAR A TIEMPO
Romeo Gónzalez
 
Se fue la Sindica Ivonne CISNEROS; semanas atrás era rumor y días antes se sabía la noticia. No fue sorpresa. Se dijo que “fue invitada” a colaborar en el gobierno federal , precisamente en el sector de su preferencia. O sea a solo 11 meses de asumir el cargo, lo deja por otro. No cabe duda de las habilidades para remar en favor de su proyecto personal, aún en la adversidad. ¿Cómo lo logró? ¿Con qué métodos, a qué costo y consecuencias? Pero sobre todo ¿qué lectura de fondo amerita el conflicto y el tratamiento que mereció? ¿Qué consecuencias puede traer patentar estos métodos ante futuras crisis?
Cuando los electores votan, confían y eligen a una persona para que les represente ¿es por todo el periodo o mientras es “invitado” a otro cargo? ¿Tiene sentido cambiar un cargo de elección popular por otro que no lo es? ¿Alguien cree que en diciembre de 2019 la maestra IVONNE dejará su cargo federal para regresar a la Sindicatura a cumplir los dos años que le falten?
Lo visible de aquella sesión de Cabildo fue el asalto y el desplante de poder con porra de empleados; fue la manipulación de las circunstancias tal y como se acostumbró en las tantas otras sesiones de liderazgo dividido.
No hubo llamados a la unidad porque eso no parece ser importante cuando se cree tener todas las cartas en favor de la casa. Las heridas se les ve con desdén aunque aniden profundo conflicto y división. Nada impidió que los mariachis callaran y que una mano levantara su copa para brindar por ella. Diseño cuidadoso que no omitió ningún detalle, ni siquiera el viejo truco autoritario que a los ediles concede sin permitir el uso de la palabra. ¿ para que reflexionar sobre el mini informe no agendado cuando lo trascendente se omite? Mudos y con ganas de opinar se quedaron 8 de los 13 ediles de un Cabildo que en sesión anterior y como una prueba más del conflicto, solo por un voto de diferencia aprobó el informe mensual de la obra publica.
Ausencia temporal de un edil durante un año y cero intervenciones; ninguna reflexión como se acostumbra en un cabildo en el que se impuso la práctica autoritaria de proponer y votar sin la mínima discusión o reflexión al menos en asuntos que lo ameritan. ¿escucharon decir al Presidente AMLO que no hay democracia sin pensamiento crítico ? ¿Dónde está la dignidad del edil que discrepa y guarda silencio?
El autoritarismo sea de la ideología que sea es una practica que contradice el aspecto fundamental e histórico del Cabildo como institución democrática que consiste precisamente dialogar, en discutir, reflexionar y compartir con la ciudadanía las razones que fundan y motivan el uso de un poder prestado y sujeto a rendición de cuentas. O sea, todo lo contrario a “aquí no se discute solo se propone y se vota”.
El ayuntamiento de Xalapa desaprovecha
la gran oportunidad de que el ejercicio del poder representado, además de servir para tomar las mejores decisiones en favor de la comunidad coadyuve a elevar la cultura cívica democrática de una sociedad plural, algo que la democracia simulada del PRIAN fue incapaz de promover en más de medio siglo. Hoy vemos que igual de incapaz lo es el izquierdismo autoritario de raíces históricas.
Es el mismo que ni considera necesario ni permite ni se permite exponer las razones por las que se vota en Cabildo. Ya basta de que nos quieran ver la cara. El buen ejemplo lo tenemos en la Cámara de diputados donde tiene mayoría Morena y no obstante se respeta el reglamento y se pregunta si un tema agendado está o no suficientemente debatido y hasta después se pasa a votación. La verdad es que no hay voluntad ni cultura democrática y no se permite la menor discrepancia o crítica.
Habrá que esperar las reacciones de aquellos regidores que estén decididos a estar en sintonía con la alternancia con transición , en sintonía con el cambio pacífico pero profundo, radical como aquí mismo en La Plaza Lerdo de Xalapa lo convocó el entonces candidato a la Presidencia.
Que ningún moreno se diga “de izquierda “ y promotor de la IV si le teme a la crítica y a la democracia. Menos si prefiere la manipulación y el autoritarismo. No se olvide que la IV Transformación social y de la vida pública de Mexico es por la vía democrática y solo avanzara con más democracia.
El dialogo incluyente, la negociación y el acuerdo en la diversidad no pueden ser discurso de papel sino claves de la gobernabilidad posible hoy. Simular estas claves además de incongruente, es muy grave porque atenta contra la unidad de las fuerzas impulsoras del cambio. En particular quebrantar la unidad interna de Morena es la estrategia del adversario.
Las elecciones de 2017 y las de 2018 no dejan lugar a duda: el despertar del pueblo consolidó la volatilidad de un electorado decepcionado de alternancias previas. Esto hoy significa que gobernante que no dé resultados tangibles y con el tiempo de los impacientes, que no espere ratificación del voto. Dicho de otra manera, hoy más que nunca ningún triunfo electoral es para siempre. Los dirigentes de Morena deben saber que los estrategas de la revancha cuentan en su armamento: a) todo el dinero público que se llevaron; b) el malestar de grupos de presión manipulados; c) la impaciencia en el estómago de los esperanzados-desesperados; d) por las causas que dan, lo precario de los logros en desarrollo social en el primer año de gestión municipal y, por si fuera poco, los retos internos para preservar la unidad de MORENA.
Algo deberá hacerse para que Xalapa y su ayuntamiento se coloquen hoy y en 2021 a la altura del papel que les corresponde. Las expectativas para Veracruz y para toda la nación seguramente se despejarán a partir del mensaje del Presidente Constitucional ANDRES MANUEL Lopez Obrador