Sociedad 3.0

Transeúntes, vecinos y turistas que visitan el legendario y bello puente y paseo, observan asombrados que desde la terrorífica Isla de la Calavera se ha trasladado King Kong al barrio de Xallitic y vigila acechante desde una de las azoteas de la zona.

La inusitada presencia de una edición contemporánea del gigantesco gorila enamorado y feroz que ha alimentado las fantasías de millones en todo el mundo desde que apareció en la pantalla grande en 1933, causa expectación a chicos y grandes, que no desperdician la ocasión para tomarle fotos y lograr la tan de moda “selfie”.

El amo absoluto de la Isla parece esperar la aparición de Ann Darrow para seguir protagonizando la mítica historia de amor, igual que lo hacen las parejitas que disfrutan de los pasillos jardinados y panorámicos de Xallitic.