Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

 jrblanchetcruz@nullhotmail.com

Mañana el mundo entero estará pendiente del show de la lucha con límite de tiempo a la media noche, para ver quién resulta triunfador entre los rudos rudazos y los técnicos moscas muertas; y se lleva a su trinchera el codiciado y jugoso trofeo de ser mayoría en el Congreso de la Unión allá en Washington…

Se juega el total de los representantes, una tercera parte de los senadores y 36 de las 50 gubernaturas.  Pero lo verdaderamente importante s saber si el desequilibrado que ocupa La Casa Blanca, tiene o no posibilidades de reelegirse…

Siempre siguiendo la ociosa costumbre de ora te va a ti; y ora me va a mí; que desde hace años siguen los honorables republicanos y demócratas…

Aunque en el fondo todos sabemos que el Ejecutivo yanqui es solo el rostro de los oligarcas que deciden el futuro de EE.UU. y todavía parte del mundo -entre ellos México- a través del banco privado al que llaman Reserva Federal…

 

Cuyos propietarios son los Rothschilds, originarios de Londres y de Berlín; los Lazard de París; Israel Moses Seif, de Italia; los Kuhn, los Loeb y los Warburg de Alemania; y los Lehman, Goldman Sachs y Rockefeller de NY, miembros todos ellos del diabólico Club de Bilderberg…

 

Por lo que finalmente, si ganan los rudos rudazos, o los técnicos moscas muertas, la debacle del imperio del consumismo y su preeminencia sobre el resto de las naciones han llegado a su fin; solo creo que se acelerará con Trump; quien por cierto, tiene muchísimos seguidores…

Toda vez que Trump es el clásico gringo y por eso se identifican con él, tiene ciertamente muchas posibilidades de salir victorioso, su posición bélica hacia los migrantes lo hace ver como un héroe que defiende a los ciudadanos y podría reelegirse…

Los EE.UU. aman la guerra.  Sus héroes son el Coronel George Armstrong Custer (1839 – 1876) que mataba nativos al por mayor.  Por supuesto que le hicieron en Holywood su película…

Audie Murphy (1925 – 1971) el soldado más condecorado de la Segunda Gran Guerra; y todo porque había matado más alemanes que nadie.  Hizo una matazón que dios guarde la hora Bueno.  Y por eso también a él le hicieron su película.

Pero quedamos de comentar sobre los vicios…

Ya se había definido y disertado en el artículo del sábado pasado lo que son los vicios.  Y se expuso que las adicciones son físicas, no mentales. “Nadie agarra el avión solo pensando”; tiene que introducir “algo” tangible en su organismo que afecte la mente…

Y lo vuelvo a citar, porque la frase de que las personas “agarran su avión”, es muy explícita; ya que se abstraen de su entorno y se van a su mundo sumidos en su adicción; porque es exactamente lo que sucede.  Y el porqué la gente cae en las adicciones…

Pues bien.  Cuando la realidad que se vive es terrible, o simplemente no es agradable; la gente tiende a evadirla por atributo genético.  Es natural, todos los seres huyen de lo desagradable…

Y el alcohol, las drogas, la comida, la Internet, la TV, el sexo, los celulares, etc. les permiten eludir su situación, su escenario…

Independientemente de que los chocolates contienen feniletilamina, una de las hormonas de la felicidad, la dopamina, las endorfinas, la serotonina también influyen en el estado de ánimo de las personas…

Y estas hormonas se liberan al comer, al hacer el amor, al estar enamorados, que no es lo mismo, o simplemente por hacer lo que nos gusta.  El problema es que la gente, pero principalmente los adictos, o sea, casi todos, confunden el placer con la felicidad…

El Hedonismo de Epicuro (341 – 270) está mal entendido, toda vez que la palabra griega hedoné, igual a placer, lleva a esa confusión, a pesar de que habla claramente de placeres espirituales…

El hombre puede tener muchos placeres; pero su espíritu no puede ser feliz si no lucha por conquistar la meta para la que vino a este mundo.  Y si no sabe a qué vino a este mundo, equivale a ser actor en una obra de teatro y estar en el escenario y desconocer el papel que debe representar…

Pero eso ya es El Gran Misterio de la Humanidad; que parte del conocimiento de uno mismo.  Cómo demonios va a saber alguien hacia dónde va la humanidad, si no sabe hacia donde va él…

Todo lo que a la gente le permita distraerse de su realidad, cuando ésta no les proporciona felicidad, puede convertirse en una adicción.  En el entendido de que nadie puede ser feliz haciendo lo que no le gusta…

“Encuentra lo que te gusta hacer y no tendrás nunca que trabajar”.  Kung Fu Tse (551 – 479) más conocido como Confucio.

 

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.