Redacción Sociedad 3.0

El colombiano, exlíder del Cartel del Norte del Valle, Juan Carlos Ramírez Abadía, alías “El Chupeta”, es un conocido narcotraficante que desfiguró su rostro con diversas cirugías que sirvieron en su momento para mantenerse prófugo de la justicia, actualmente lleva 10 años preso en una cárcel de Estados Unidos y ha declarado en el juicio realizado en contra del narco mexicano, Joaquín Guzmán Loera, alías “El Chapo”.

En su testimonio narró que traficaba con cientos de miles de kilos de cocaína que aseguró haberlos enviado al Chapo Guzmán para ser transportada a Estados Unidos, además ordenó matar al menos a 150 personas.

En dicho juicio, Ramírez Abadía, explicó como conoció a Guzmán Loera, los negocios que realizaban y como era transportada la droga agregando que era el narco mexicano más efectivo para el trabajo ya que tardaba mucho menos que otros capos en llevarla a Estados Unidos:

“Me dijo `yo soy el más rápido”, aseguró el colombiano de 55 años en referencia a “El Chapo” cuando explicó la primera reunión de ambos en la recepción de un hotel de Ciudad de México en 1990.

Durante su primera reunión con el “Chapo” en el hotel ambos hablaron de la cantidad de aviones que se necesitaría, las pistas clandestinas que podrían usar y la posibilidad de enviar un piloto para que las identificara, entre otros temas, dijo. Había pistas en los estados de Sonora, Durango, Sinaloa y Nayarit; la ubicación de la pista determinaba la cantidad de droga a transportar.

“Cuanto más corta era la distancia, más cocaína podía cargar en el avión desde Colombia a México porque se necesitaba cargar menos combustible. Había menos peso en el avión”

El Chupeta, explicó que se sometió a operaciones de cambio de mandíbula, ojos, orejas y nariz, entre otras partes de su cara, para evitar ser reconocido por la policía.

 

 

Con información de: Debate