Presuntamente el propio Cártel Jalisco Nueva Generación desmintió la inculpación que le hizo el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares al atribuirle la autoría de la muerte de la hija de la diputada federal, recientemente acribillada en Ciudad Mendoza. Más aún, las mantas aparecidas, como siempre subrepticiamente, aseveran que la responsabilidad es de la policía estatal.

Luego, este domingo un usuario de Twitter identificado con fitoP, con la cuenta @fitoP6, en una respuesta a la periodista Denise Maerker, da testimonio de haber estado en el gimnasio donde fue ejecutada la joven Valeria y argumenta que no se trató de una equivocación, sino que ella, la hija de la diputada, era el objetivo del sicario.

Dice @fitoP6: “@DeniseMaerker. Muchos en el gimnasio escuchamos claramente cómo el sujeto entró  y le gritó por su nombre para asegurarse que era ella, no hay ninguna confusión, él huyó en un Ibiza negro, no camioneta gris. Todo lo que dice @YoconYunes es una vil mentira #YunesYaLárgate”.

Por si los escándalos mafiosos no fueran suficientes, en conferencia de prensa tras la reunión del Grupo de Coordinación Veracruz, el mandatario aseguró que el exdirector de Gobernación de Orizaba, Juan Ramón Herebia, no tiene responsabilidad en el caso de los dos hermanos asesinados por policías municipales en Orizaba y además reconoció la eficiente labor de la policía orizabeña.

Sí, como lo leyó usted. Pareciera que los veracruzanos y el señor Yunes residen en mundos distintos. Mientras que hay testimonios de que la policía fue quien acribilló a los hermanos, el gobernador casi los premia por su trabajo.

Hace dos años acabábamos el sexenio entre la convulsión y la esperanza. Hoy estamos concluyendo el bienio entre la convulsión y la lástima.