Redacción 16-11-2018.- Javier Villarreal, ex tesorero de Humberto Moreria, declaró que el ex Gobernador de Coahuila se apropió de un monto de hasta 3 mil millones de pesos, esto durante su testificación ante autoridades estadounidenses y españolas.

En su declaratoria comentó que durante la administración de Moreira, se facturaron “14 mil millones de pesos en los seis años de Gobierno de Humberto. Éste a través de Unipolares y Publicidad del Norte (una de sus sociedades) se llevó 600 millones de pesos”.

El testigo dijo que conserva facturas y fotografías de sus acusaciones y que las aportará si se le requieren.

Villarreal señaló que la empresa Unipolares, propiedad de Moreira, no tenía estructura para prestar los servicios que facturaba y que los subcontrataba a otras compañías, las “cuales eran también de funcionarios de Coahuila, por ejemplo, David Aguillón”. Villareal señaló al ex Gobernador de quedarse “para uso personal con el dinero que obtenía de manera ilícita”.

El ex funcionarios dio a los fiscales el nombre de otras empresas con las que supuestamente Moreira consiguió obra pública mediante presuntas irregularidades. Así, se refiere en su declaración a Construcciones Chavana y a Diamante, las cuales eran dirigidas por otras personas de la confianza del exgobernador que “a quienes se pagaba el 8 por ciento”.

El testigo puntualiza que, en realidad, la obra pública se ejecutaba, pero se “inflaba la factura (…) pero en el caso de los medios de comunicación no era así, porque no se veía. Se emitían facturas, que estas empresas admitían, y se quedaban con el 8 por ciento”.

Comenta Villarreal que “ese dinero tenía distintos fines, se pagaba publicidad a gobernadores, lo pagaba Humberto Moreira para promocionar otros candidatos porque quería ser presidente del PRI, de esta manera, tenían que agradecerle que fueran gobernadores”.

El exsecretario de Finanzas acusa a Moreira de haberse apropiado de tres mil millones de pesos, “dinero tanto para él como para el partido” para destinarse en el financiamiento de elecciones.

Según Villareal, el expresidente del PRI nunca ponía nada a su nombre, lo hacía al de su esposa. Lo acusó de tener cuentas fuera de México a nombres de terceras personas cuya identidad no facilitó.

Rolando González Treviño, otro testigo, reconoció que el exgobernador “intermedió” en 2009 en la venta de una de sus estaciones de radio por un millón 800 mil dólares, cantidad que se abonó en una cuenta en EU.

Moreira en varias ocasiones ha insistido en que él no incurrió en algún delito o irregularidad.