Durante su comparecencia ante el Congreso local el Secretario de Gobierno, Rogelio Franco, informó a los diputados de una “cuenta secreta” a través de la cual el ex secretario de gobierno, Flavino Ríos Alvarado pagó 60 millones de pesos a la organización de “Los 400 pueblos”; pero no fue lejos por la respuesta, porque de inmediato el doctor Ríos Alvarado desmintió a Franco, aclarando que la llamada “cuenta secreta” refiere un ramo presupuestal destinado a apoyos por compromisos establecidos con diferentes organizaciones civiles, y en el caso de Tatahuicapan la aportación económica se respalda con minutas firmadas por el entonces gobernador Duarte de Ochoa. Por otro lado, Marco Antonio del Ángel, es más drástico en su desmentido a Rogelio Franco, a quien reta le compruebe los 60 millones de pesos que supuestamente recibió “Los 400 pueblos” de la Secretaría de Gobierno en tiempos de Flavino Ríos, y llama “cobarde” a Franco porque rehúye responderle. Pero, al margen de los resquemores personales, todo quedará en la anécdota del turbulento final de un bienio gubernamental profundamente enmarañado.