Viernes Contemporáneo

Armando Ortiz

Se fue Ivonne Cisneros, “la señora presidenta”, del ayuntamiento de Xalapa. Nadie la extraña, nadie va a preguntar por ella. Muchos piensan que Ivonne Cisneros se va porque descubrieron que, como lo hacía en la Universidad Veracruzana, también desfalcaba las arcas del ayuntamiento; ya ven que hacía firmar contratos con dos sueldos a sus empleados. Pues buenas cuentas ha de haber entregado a Morena que la señora se fue a la Ciudad de México para ser la titular del Seguro Popular. De acuerdo con su portal web: “El seguro popular se encarga de brindar servicios de salud a todas las personas que estén inscritas en el sistema de protección social en salud, y tiene la capacidad de trabajar con distintos proveedores de servicios de salud tanto pública como privada en todos los estados de la República mexicana”. Pero el Seguro Popular fue de los sistemas más vulnerables, y de los que sufrió más desfalco en sexenios anteriores. Digo, poner a Ivonne Cisneros ahí es como poner a un perro hambriento a cuidar una salchichonería. A ella se le cumplió el dicho, “no te pido que me des, sino que me pongas donde hay”.

Hipólito, solo y su alma; en la designación de seis mujeres al gabinete de Cuitlahuac, nadie lo peló
¿Desde hace cuánto el alcalde Hipólito Rodríguez ha declarado que hay anomalías en CMAS? Desde que llegó al municipio su estrategia ha sido esa, decir que hubo corrupción, al tiempo que amaga con denunciar a los corruptos. Ya demandó a la exsíndica, a regidores, a los encargados del relleno sanitario; ya demandó a Rafael Pérez, su propio regidor y quien le ayudó a ganar la elección y ahora por enésima vez va a denunciar a los exfuncionarios de CMAS. ¿Cuántos jonrones ha metido? ¿Cuántas carreras ha empujado con esas denuncias? Puro strike los de Hipólito Rodríguez, alcalde de Xalapa. Y no sólo eso, sino que en varios casos ha tenido que recular. Entonces, ¿por qué armar tanta boruca en estos momentos? ¿Lo vio usted el día que Cuitláhuac García designó a seis mujeres para su gabinete? El alcalde de Xalapa estaba sentado en las gradas como cualquier hijo de vecino. Ningún futuro secretario del próximo gobierno se acordó de él. Además, el evento se llevó a cabo en la capital de Veracruz; como alcalde de Xalapa, por mera cortesía lo debieron invitar a que tomara un lugar de honor. Pero no, ahí estaba solo y su alma, comiéndose las uñas de los nervios. Hipólito Rodríguez sabe que haciendo bulla es la única manera de que lo volteen a ver.

En tres meses la aprobación de AMLO baja 9 puntos, de 64% a 55%
Ya quisiera Enrique Peña Nieto esos porcentajes de aprobación, aunque sea para un fin de semana, 55 por ciento de las personas encuestadas por El Universal aprobaron la actuación del presidente electo en estos últimos meses. Lo preocupante es que ese 55 por ciento de noviembre era un 64 por ciento en agosto, lo que significa que su aprobación, una vez que los mexicanos se han dado cuenta de algunos aspectos autoritarios de López Obrador, ha bajado nueve puntos porcentuales. Ahora bien, estamos hablando del actuar un presidente electo, ¿qué se puede esperar cuando ya esté en funciones? Dos cosas pueden ocurrir, que su aprobación suba una vez que ya teniendo la sartén por el mango empiece a gobernar y sus promesas se consoliden; la otra es que la situación en que encuentre el país no le permita el inmediato cumplimiento de sus promesas y por lo mismo muchos lo desaprueben. Llama la atención que en el rubro sobre si cumplirá a o no sus promesas de campaña, tuvo un aumento de 15.5 por ciento. Es decir, más personas, en estos tres meses, tienen la esperanza de que AMLO les cumpla y algo han visto en él que indica que lo hará.

aortiz52@nullhotmail.com