El gobierno de Javier Duarte de Ochoa no respetó la confidencialidad de los familiares de personas desaparecidas que acudían a terapia psico-emocional, expuso en entrevista Anaís Palacios, acompañante legal y defensora de derechos humanos.

Explicó que la atención psicológica debe ser garantizada por el Estado, principalmente a través de la Comisión de Atención Integral a Víctimas. Dicha atención debe ser con total confidencialidad para los familiares de personas desaparecidas.

También la Fiscalía General del Estado ofrece, a través del Centro de Atención a Víctimas, apoyo emocional, terapia y atención psicológica.

Sin embargo, expuso, durante la administración estatal anterior a cargo de Javier Duarte de Ochoa, no se respetó la secrecía.

“Desde 2012 que teníamos a la Comisión Estatal de Atención Integral a Víctimas del Delito, que era presidida por Mireya Toto, se observaron algunas cosas que nos pusieron en alerta, una de esas es que asuntos de terapia confidenciales eran del dominio de los funcionarios. De repente el Secretario de Gobierno ya sabía cosas que habían sido ventiladas en un espacio muy privado que era la terapia. Se utilizaban los datos personales para que el gobernador hablara con algún familiar. Si el Gobernador quería hablar con un familiar llamaban a la Comisión de Víctimas”.

La falta de confidencialidad creó una barrera entre las familias -de personas desaparecidas- y las instituciones. Si bien no ha sido así para todas las personas, el asunto propició a partir de ahí un fuerte llamado para que haya respeto hacia las personas, su condición y los datos que se están manejando, resaltó Anaís Palacios, quien hace acompañamiento legal de familias de personas desaparecidas.

“Actualmente se ha ido profesionalizando y ha integrado a ciudadanos y especialistas con un nivel de sensibilización bastante importante. El nuevo obstáculo es que el personal sensibilizado que atiende no es suficiente para atender a todas las personas de todas las regiones del estado”, indicó.

Xalapa- 2018-11-10- LeticiaCruz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO