En un caso más, en que la naturaleza humana se expresa en toda su extensión, después de dos años de permanecer callado respecto de lo que acontece en Veracruz, el dirigente estatal perredista “exige” al gobernador Yunes Linares su intervención para desalojar el palacio municipal de Santiago Tuxtla, tomado por quienes se inconformaron ante la iniciativa presentada por la diputada perredista Jazmín Zapot de crear un municipio con cabecera en la Congregación de Tres Zapotes. Impulsor de esa peregrina idea al cobijar la referida iniciativa, Jesús Velazquez ahora echa en cara al gobernador que no actúe en el desalojo como lo haría si el caso fuera en el puerto de Veracruz, donde su hijo es alcalde. Esa actitud es curiosa, por lo menos, porque no se lo pide al Secretario de Gobierno, aparente operador político en los dos últimos años, miembro del PRD y, como el propio dirigente, usufructuario de la alianza entre este partido y el PAN. Eso ocurre cuando en un circo los enanos crecen,