Tlalnepantla, Méx./ Israel Dávila/ Pobladores de San Juan Ixhuatepec bloquearon durante aproximadamente 21 horas las autopistas México-Pachuca y Naucalpan-Ecatepec, y retuvieron a un funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad de México para reclamar por la incursión violenta de policías capitalinos en la demarcación, que persiguieron a presuntos asaltantes de una gasolinera, acción en la cual los uniformados golpearon a vecinos, además que allanaron domicilios y negocios y realizaron disparos.

Las movilizaciones comenzaron pasada la medianoche del domingo, cuando un centenar de vecinos de San Juan Ixhuatepec –San Juanico, como es conocido– colocaron barricadas sobre el cruce de las carreteras México-Pachuca y Naucalpan-Ecatepec en ambas direcciones. También bloquearon las calles Francisco Macín y CTM Atzacoalco, en el límite del municipio de Tlalnepantla con la alcaldía Gustavo A. Madero, y la avenida Río de los Remedios.

Por la mañana ocurrieron incidentes menores, como una mujer que fue empujada por una motocicleta cuando su conductor intentó cruzar el bloqueo y le causó lesiones leves, mientras el policía municipal Cano Darwin fue atropellado por un conductor que sorteó el bloqueo, lo embistió y le fracturó la pierna derecha.

Agentes muncipales intentaron acercarse a los manifestantes, pero fueron recibidos a pedradas. Los inconformes quemaron una unidad policiaca capitalina, así como dos patrullas y una motocicleta de seguridad pública de Tlalnepantla.

A las 16:30 horas los pobladores tocaron las campanas del templo de la iglesia de Santa Rosa de Lima, en cuyo atrio retenían al subsecretario de operación policial para la zona norte de Ciudad de México, Édgar Bautista, quien al intentar dialogar fue tomado como rehén, mientras llegaban las autoridades capitalinas.

Según pobladores, al menos 600 policías granaderos irrumpieron en San Juan Ixhuatepec, golpearon a civiles en la vía pública, realizaron disparos y rompieron cristales de al menos tres vehículos particulares. Fueron muchos los golpeados; aquí fue un abuso al artículo constitucional número 16, porque se violentó a la comunidad; hay dolor y coraje, dijo el sacerdote Felipe Guzmán, mediador del pueblo, pues hasta las 17 horas no acudieron autoridades estatales ni la alcaldesa de Tlalnepantla, Denisse Ugalde.

El parroco narró que luego de las 20:00 horas del domingo llegaron los granaderos, ingresaron a las avenidas Río de los Remedios, Insurgentes, José María Morelos, Allende y Galeana. Me metí corriendo al templo y conmingo siete vecinos más, y no nos atacaron porque alcancé a cerrar la puerta del templo, narró.

El clérigo dudó de la versión de autoridades capitalinas, quienes aseguraron que los granaderos iban tras cuatro asaltantes de un expendio de gasolina. ¿Si venían por tres o cuatro, por qué atacaron a toda la ciudadanía?, reprochó.

Un video da cuenta de que más de 20 granaderos golpearon a un hombre y a su esposa, José Chávez y Judith Villegas, quienes dijeron en entrevista que cuando salieron a comprar alimentos, uniformados los cercaron y golpearon. José recibió patadas y puñetazos que le fracturaron el tabique nasal, fue herido en la nuca y el rostro. La habitante Virgina Martínez aseguró que una amiga suya recibió un balazo y fue ingresada en un hospital de Ciudad de México en estado grave.

Robos

Sujetos saquearon la sucursal de la Bodega Aurrerá ubicada en la lateral de la autopista México-Pachuca; vecinos arrebataron productos a los ladrones y los devolvieron al establecimiento. Una tienda de conveniencia también fue robadada.

La alcaldía de Tlalnepantla aseguró en un comunicado que el domingo ingresaron al municipio al menos 600 granaderos de Ciudad de México en 150 patrullas, que argumentaron participar en un operativo, pero las autoridades locales nunca tuvieron conocimiento del mismo.

La protesta concluyó cuando un pelotón de policías federales avanzó sobre la autopista México-Pachuca y detrás de ellos granaderos del estado de México, quienes lanzaron gases lacrimógenos sobre las avenidas Río de los Remedios y San José. La circulación quedó abierta a las 21:30 horas. Un efectivo mexiquense identificado como Óscar N fue hospitalizado por un balazo en el tórax que supuestamente le propinaron manifestantes en San Juanico.

Durante el día hubo mesas de negociación en un sitio no especificado, en las que participaron manifestantes; el secretario del ayuntamiento de Tlalnepantla, Alejandro Méndez; el comisario de Seguridad Pública municipal, Alejandro Villar; el subsecretario de Seguridad Pública de CDMX, Édgar Bautista, y Juan Carlos Márquez, coordinador de la Subsecretaría del Gobierno mexiquense, entre otros.

Las negociaciones continuaron en la Basílica de Guadalupe, en Ciudad de México, entre inconformes y autoridades capitalinas y estatales, las cuales terminaron pasadas las 10 de la noche.

Los manifestantes presentaron un pliego petitorio de 11 puntos, entre ellos la destitución del secretario de Seguridad Pública (de la CDMX), Raymundo Collins, y que se deje de estigmatizar y criminalizar al pueblo de San Juan Ixhuatepec y se desmienta la versión de los medios de comunicación en cuanto a que los pobladores fueron quienes agredieron a la policía.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México inició 51 carpetas de investigación por daños en bienes y lesiones contra quien resulte responsable, en agravio a pobladores de San Juan Ixhuatepec.

Con información de LaJornada