El “Fifí” es un conservador, “alguien que no quiere un cambio, que está a favor de un régimen autoritario y que simula, finge ser liberal”, dijo AMLO a Carmen Aristegui para definir lo que él considera es la prensa “fifi”. Así, en actitud típicamente maniquea contempla el próximo presidente de México a quienes están a favor de sus propuestas, cualquiera que estas sean, si es así, son liberales, pero quienes disienten son catalogados como conservadores. Esta concepción no es nueva, pues en México estuvo en boga durante el siglo XIX, pero concebirla de manera tan dogmática se antoja desfasada y resulta muy preocupante si quien lo afirma será presidente de este país cuando precisamente se quiere instalar una democracia participativa con subrayada libertad de expresión. Sin embargo es todo lo contrario.