En medio de consignas como “cárcel a Herebia” y “asesinos”, ciudadanos marcharon por las calles de la ciudad demandando justicia por los jóvenes profesionistas muertos por la policía municipal la mañana del jueves.

 

 

Luego de que ofrecieran una rueda de prensa para expresar su condena en torno a los hechos ocurridos, los ciudadanos decidieron llevar a cabo una marcha espontánea hacia palacio municipal.

 

 

 

Fue así que unas veinticinco personas partieron de la Calle Real, cerca del puente de La Borda, de donde caminaron hacia Madero y subieron hasta la Poniente 2 para de ahí bajar hacia la entrada principal del palacio, cuyas puertas fueron encadenadas.

 

 

Los inconformes colocaron un moño de manta semipintada con color rojo, así como las cartulinas que portaban.

 

Ahí los participantes hicieron uso de la voz para demandar castigo a los culpables del asesinato de Ernesto y Román Pérez González.

 

 

 

De igual forma, guardaron un minuto de silencio por ellos. Los ciudadanos concluyeron su movilizacion de manera pacífica.

 

 

 

 

 

Integrantes de organismos no gubernamentales, de logias masónicas y profesionistas demandaron que el alcalde Igor Rojí López y el director de Gobernación, Juan Ramón Herebia Hernández sean sujetos a proceso y respondan los los crímenes que están ocurriendo en esta ciudad, de la cual señalaron que “de Pueblo Mágico no tiene nada”.

 

David Ignacio Barroso Enríquez, señaló que los ciudadanos de Orizaba sienten impotencia ante lo que ocurre en la ciudad, en donde impera la violencia.

 

“Aquí no se quiere la destitución del señor Herebia, se quiere que sea sujeto a proceso y sea puesto a disposición de las autoridades competentes, de igual manera el ciudadano Rojí, para que comparezcan y respondan por las decisiones que han tomado, porque ellos son los responsables de lo que está sucediendo en Orizaba”, mencionó.

 

Por su parte, el abogado Rogelio Cerón refirió que desde hace diez años que un grupo de empresarios tomó el poder en Orizaba se han venido dando hechos de violencia en agravio de quienes ellos llaman “la morralla”, haciendo alusión a que no valen nada.

 

Fernando Vásquez Aquino consideró que se tiene que poner un alto a lo que aquí está ocurriendo, pues es algo que le puede ocurrir a cualquier otra familia.

 

Señalaron que éste caso será atendido por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, además de que se ha enterado también a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y se pide que sea la Procuraduría General de la República la que atraiga el caso ante la desconfianza que prevalece en las autoridades regionales, pues hay casos en donde otros ciudadanos han sido agraviados y no encuentran el respaldo de la Fiscalía.

 

Opinaron que no buscan la renuncia de Herebia Hernández, pues eso sólo implica que se vaya, sino que se trata de que se le someta a proceso y que se le investigue no sólo por este caso, sino muchos otros más que hay desde el inicio de la administración y en donde hay incluso casos de desaparición forzada y otros delitos que atentan contra la libertad.

 

Destacaron que la honorabilidad de los jóvenes profesionistas muertos no está en tela de duda, pero aunque así fuera, no se les tenía por qué haber asesinado.

 

Algunos de los ciudadanos refirieron que tenían temor por sus personas y familias por alzar la voz, pero ya no es posible seguir viviendo en esta ciudad con temor.

 

Algunos relataron casos que vivieron, en donde fueron también objeto de abusos por parte de la autoridad policiaca en esta ciudad, lo cual ya se debe acabar.