Desde el Café

Bernardo Gutiérrez Parra

Fue al titular de Protección Civil, Juan Carlos Saldaña Morán, al que le tocó abrir la tanda de comparecencias sobre la glosa del segundo Informe de Gobierno. A leguas se ve que el chavo nació en pañales de seda, que difícilmente pasó por una escuela de gobierno y jamás cometió la nacada de comer naranja o jícama con chile en el recreo.

Impecablemente vestido y peinado, además de muy educado, se plantó frente a los diputados cuya gran mayoría no lo conocían.

Y tan no sabían quién es que la legisladora de Morena, Elizabeth Cervantes de la Cruz, manifestó públicamente el gusto que le daba conocerlo en persona, ya que nunca lo vio atendiendo las emergencias que se registraron en su distrito de Álamo. “Su ausencia fue notoria y mis paisanos se percataron de que usted es un servidor público de escritorio”, le dijo al funcionario que aguantó el carambazo verbal.

La verdad sea dicha, nadie recuerda que Juan Carlos haya dejado la comodidad de su oficina para atender alguna contingencia por lluvias, huracanes o frentes fríos.

Y es que eso no es lo suyo. Como que es más de escritorio y de redes sociales que de recorrer zonas afectadas y enlodarse sus mocasines italianos. Y mucho menos es de ponerse uno de esos horribles chalecos que dicen Protección Civil en pecho y espalda. Uy no, fuchi. Qué oso wey.

Pero también hay que señalar que la diputada alamense se pasó de lanza al preguntar cosas que ni al caso, como cuánto paga de renta PC por tener sus oficinas en la Torre El Olmo, o cuánto por la renta de una bodega.

Si bien Saldaña Morán la ignoró en ese sentido, dijo que Álamo recibió 92 mil 304 insumos o apoyos por los frentes fríos 6 y 10, además de que se tramitó la declaratoria de emergencia para recursos del Fonden, así como la declaratoria de desastre.

Si la diputada le hubiera preguntado en qué consistieron esos apoyos, con toda seguridad hubiera metido en un brete al muchacho. Pero de ahí no pasó el asunto.

La comparecencia fue un aburrido duelo de vencidas entre un funcionario que poco o nada conoce sobre Protección Civil y unos legisladores deseosos de protagonismo.

Quizá por lo tediosa los diputados de Morena y el PAN, aprovecharon las dos rondas de preguntas para sacarse sus trapos al sol e intercambiar alusiones personales.

La diputada María Josefina Gamboa Torales (a la que no se le da el protagonismo), acusó a sus colegas de Morena de haber acaparado las comisiones legislativas, con lo que no le responden a los veracruzanos sino “a un grupúsculo del poder”.

Bien pronto se le olvidó que hace apenas unas semanas, su partido el PAN tenía la mayoría de las comisiones y además se quedaron, por dos años, con la Junta de Coordinación Política.

Esto lo aprovechó Juan Carlos Saldaña para darle la vuelta a molestos cuestionamientos sobre las observaciones del Orfis a la Cuenta Pública 2017, donde se encontraron sueldos excesivos a trabajadores y sobre la inclusión de la hija del Secretario de Finanzas en la nómina de PC. Nada de eso contestó.

Y en eso se fueron las tres horas.

Al final el funcionario y sus colaboradores respiraron más o menos tranquilos; el trago amargo había pasado. Serios llegaron, serios se fueron y colorín colorado.

Hoy comparecerá el titular de Turismo, Leopoldo Domínguez Armengual, otro perfecto desconocido. A ver qué mentiras dice.

bernardogup@nullhotmail.com