Las redes sociales transitan por todo tipo de espacios cibernéticos, incluidos los de tipo pantanoso, y tal es la causa de que frecuentemente se engalanan con la donosura de noticias falsas, a las cuales, sin embargo, no pocos otorgan indebido crédito; muchas noticias se vierten y ponen en circulación con el propósito de desviar la atención del ingenuo público hacia temas insulsos para quitarle los ojos acerca de temas que para algunos resultan comprometedores. Nada nuevo bajo el sol, lo malo radica en la ingenuidad del lector y su frágil individualidad, que lo hace presa fácil de los malosos manipuladores de su volátil conciencia.